Actualizado 31/05/2017 12:29:12 +00:00 CET

“Sexting”, la intimidad en juego

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Una niña de trece años hace un 'striptease' en su habitación. Lo graba con su móvil y se lo envía a su novio. No piensa que está entregando parte de su intimidad a la persona que le ha robado el corazón, ni mucho menos que la puede estar haciendo pública, sino que simplemente lo ve como un juego, como una forma divertida de comunicarse.

Y es que se ha puesto de moda entre los adolescentes enviarse vídeos o fotos en actitudes íntimas. Es lo que se llama 'sexting', es decir, el envío de contenidos de tipo sexual, producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio del teléfono móvil. A veces, esas fotos o esos vídeos son solicitados por el novio o novia, lo que los convierte en una forma de chantaje afectivo al que acceden con facilidad los adolescentes social o emocionalmente más desprotegidos.

La promesa de que esto va a quedar "entre nosotros" es fácil de incumplir. Al ser considerado nada más que un juego se le quita importancia, se enseña a los amigos o se pasa el vídeo o la foto a otras personas. A partir de aquí, esos contenidos pueden ir a parar a cualquier sitio, de un móvil a otro o se pueden colgar en Internet. Una vez en la Red, la intimidad es irrecuperable. La manera de evitarlo, la única manera, consiste en no producir ese tipo de fotos o vídeos.

Leer más: Familia Actua