Lingokids, la app para niños que regala tiempo a las madres

Lingokids, la app para niños que regala tiempo a las madres
LINGOKIDS

Ser madre es una experiencia increíble, gratificante, emocionante, divertida, pero también estresante. Los niños, principalmente los más pequeños, tienen la capacidad de matarnos de amor y de cansancio al mismo tiempo. Sobre todo cuando, además de ejercer de madre y de atender no sólo sus necesidades vitales, sino también sus demandas de juegos y de compañía, hay que encontrar tiempo para realizar todo un sinfín de tareas dentro y fuera del hogar.

El resultado es que, en ese proceso en que una mujer se convierte en madre, es demasiado frecuente que tienda a olvidarse de sí misma, básicamente porque no consigue sacar un hueco para dedicarse un momento de relax, de tranquilidad, de hacer algo sólo para ella.

Si hubiera un regalo que toda madre desearía sería, sin duda, un vale de tiempo libre, de horas a consumir a discreción para hacer aquello que de normal no puede. En realidad, el tiempo sería el regalo más valioso para cualquier persona, ya que siempre se nos queda corto. Y en el caso de los padres de niños pequeños, esa sensación de que las 24 horas del día no son suficientes para hacer todo lo que quieren o necesitan hacer, se incrementa, por el condicionante adicional de tener que estar pendientes de ellos casi de forma permanente.

Por ello, con mucha frecuencia recurren a un "canguro digital", una pantalla que les mantenga entretenidos durante un rato: televisión, móvil, tablet, cualquier opción es válida. Sin embargo, aunque seguramente los niños iban a estar encantados, a los padres les genera cierto cargo de conciencia, pues son conscientes de que no es recomendable abusar de este tipo de dispositivos.

Los niños y los dispositivos electrónicos

Según un estudio reciente de Lingokids, el 64% de los niños españoles de entre 2 y 8 años cuenta con su propio dispositivo de acceso a Internet, y un 52% lo utiliza a diario. En cuanto a la duración de cada sesión de uso, el 54% de los niños emplea entre 30 y 60 minutos, y un 32% afirma destinar más de una hora, e incluso más de dos, lo que se traduce en que un 43% de estos menores pasa más de 6 horas a la semana con dispositivos móviles, y un 32% entre 4 y 6 horas semanales.

Por sí mismos, estos datos ya suenan preocupantes, pero si se añade que, siguiendo con el mismo informe, sólo el 56% de los padres supervisa los contenidos digitales que sus hijos consumen durante ese tiempo, a pesar de que el 66% considera que Internet no es un lugar seguro para ellos.

Sin embargo, utilizar dispositivos electrónicos no es malo, siempre y cuando se realice durante un tiempo controlado y se consuman contenidos de calidad y adecuados para los más pequeños. La buena noticia es que hoy en día existen un gran número de aplicaciones y contenidos especialmente diseñadas para ellos, con las que pueden entretenerse y divertirse mientras aprenden, y que les ofrecen un entorno seguro donde no corren ningún riesgo.

Contenidos de calidad para un uso seguro

Lingokids, una plataforma digital para aprender inglés

¿Es lo educativo sinónimo de aburrido? Rotundamente, no. La tecnología ha permitido vestir los contenidos didácticos con diseños increíbles, con colores e imágenes muy atractivos para los niños, con herramientas de interactividad que les permiten tomar parte activa en los juegos y actividades, e incluso con algoritmos que hacen posible la adaptación de los contenidos a las necesidades de los usuarios.

Ejemplo de todo ello es Lingokids, una plataforma digital para el aprendizaje del inglés dirigida a niños de 2 a 8 años que cuenta con una metodología innovadora y unos contenidos de gran calidad, elaborados por expertos, basados en canciones con músicas pegadizas, vídeos de dibujos animados y actividades educativas interactivas.

A través del juego, los pequeños se adentran en un mundo diseñado especialmente para ellos, estéticamente cuidado y de gran atractivo, con personajes divertidos y muy coloristas, donde pueden reforzar los conocimientos aprendidos y descubrir nuevos conceptos sin apenas darse cuenta.

"El uso de este tipo de recursos digitales para el aprendizaje de inglés consigue captar y mantener su atención durante más tiempo y de un modo mucho más eficaz que las clases teóricas de los métodos tradicionales. Además, el hecho de que se requiera la interacción del menor hace que éste se sienta parte del proceso y representa un estímulo adicional al aprendizaje", explica Meredith Chasney, gerente de Contenidos Educativos de la compañía.

Desde esta empresa se subraya la importancia de que los padres estén atentos a los contenidos que consumen sus hijos en los dispositivos móviles para asegurarse de que son realmente los adecuados.

Concretamente, la app de Lingokids cumple con los más altos estándares de calidad y con los requerimientos de la Ley de Protección de la Privacidad de los Niños en Línea (COPPA) de Estados Unidos, que protege la seguridad en la Red de los menores de 13 años. Por ello, Chasney asegura que "los niños puedan moverse dentro de ella con total garantía, y sus padres pueden tener la tranquilidad de que sus hijos están seguros disfrutando de un contenido adaptado a su edad".

Los expertos en desarrollo infantil aseguran que la franja entre los 2 y los 8 años es la edad en la que el cerebro se encuentra en pleno proceso de desarrollo de las habilidades cognitivas, siendo el momento perfecto para tomar contacto con un segundo idioma. Hacer que escuchen desde pequeños palabras en inglés favorece que se produzcan una serie de cambios en su corteza cerebral que, a su vez, facilitarán su aprendizaje, consiguiendo que lo interioricen de una forma totalmente natural, del mismo modo que aprenden su lengua materna.

Por ello, divertirse y pasar un rato entretenidos mientras aprenden inglés y retienen nuevos conceptos con contenidos seguros y de calidad no sólo es posible, sino también recomendable. Eso sí, para que la experiencia sea sana y positiva, los expertos establecen entre 30 y 45 minutos el tiempo máximo diario de uso de dispositivos electrónicos por parte de los más pequeños.

Un tiempo que sus madres pueden aprovechar para regalarse pequeños momentos de desconexión: ellos están seguros, haciendo algo que les gusta, les entretiene y les permite adquirir unos conocimientos que, sin duda, serán relevantes para su futuro. Por tanto, no hay espacio para el sentimiento de culpabilidad: pueden "olvidarse de ellos" por un rato y disfrutar de esos pequeños placeres que tenían olvidados.

Te puede interesar:

- La tendencia canguro de las nuevas tecnologías

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.