Actualizado 23/03/2015 11:12:25 +00:00 CET

El niño no quiere ir al colegio

El niño no quiere ir al colegio
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El niño no quiere ir al colegio cuando lo que recibe no le gusta. Para solucionar la situación, lo primero que hay que hacer es escucharle y conocer los motivos de su malestar. En los niños pequeños es necesario realizar correctamente el periodo de adaptación para evitar rechazos.

El cambio de guardería a colegio suele ser unos de los momentos más habituales en los que el niño no quiere ir al colegio. El niño por mucho que oiga que "va al cole de mayores", "que va a un cole nuevo donde va a tener más amigos", se encuentra con un edificio desconocido para él en el que no sabe cómo desplazarse, con unas caras de adultos  desconocidas por muy sonrientes que sean y con unos niños a su lado que no sabe por qué lloran, pero que sí sabe que el lloro se produce por dolor, malestar, contrariedad.

Esto además está acompañado de la separación física de sus padres y hermanos después de unas vacaciones de verano, pero como no tiene noción del tiempo no sabe por qué es de un día para otro. A esto hay que añadir que, por lo general, las madres dejan a los niños con el corazón en un puño reflejando en su cara esa angustia por separación, cara que observan los niños y que tampoco entienden.

¿Qué hacer cuando el niño no quiere ir al colegio? 

Pensar que se queda en el mejor centro educativo de su ciudad y que en pocos minutos estará compartiendo feliz las actividades con sus nuevos compañeros. Esto no quita para que a la salida el niño se ponga  a llorar,  ya que este hecho no tiene relación con lo que ha pasado durante el día.

Algunos niños necesitan un período de adaptación más largo y puede que el domingo por la noche les duela la cabeza, la tripa o tengan fiebre. Estos síntomas son propios de una ansiedad por separación. El niño en esta situación lo pasa mal, sufre y realmente le duele la cabeza o la tripa, otra cosa es que tenga algo físico en la cabeza o en la tripa, pero el dolor es real. Si persisten estos síntomas es necesario acudir a un psicólogo.

Motivos para no querer ir al colegio

Entre los motivos por los que los niños no quieren ir al colegio, además de la separación de sus padres, están el acoso escolar por parte de sus compañeros, la falta de amigos, problemas de autoconcepto o de autoestima, problemas de bajo rendimiento si hablamos de niños pequeños. Si hablamos de los mayores pueden arrastrar los problemas anteriores y además tener que hacer un esfuerzo en las asignaturas, esfuerzo al que no están acostumbrados. Al final, un niño no quiere ir al colegio porque no está a gusto.

Inmaculada Núñez-Lagos y Bau. Psicóloga. Directora de GAPFamilia

También te puede interesar:

La fobia escolar, causas y soluciones

Cuando ir al colegio es un drama