Cómo afrontar los suspensos de los niños

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Cada día de esfuerzo y trabajo de nuestro hijo en el colegio se resume en un boletín de notas con algunos bienes, notables, sobresalientes y puede que algún suspenso. Enfadarse, alzar la voz o humillar al niño no servirá de nada. Los padres deben infundir en los niños expectativas de logro porque siempre se está a tiempo de superar el suspenso.

Las notas son un claro indicativo de cómo evoluciona el niño en el colegio. Cuando viene cargado de suspensos o de notas decepcionantes, verlo como una señal de alarma, nos  puede ayudar para empezar a indagar sobre lo que no va bien. 

No siempre los suspensos son el resultado del poco estudio del niño. Hay otras variables que pueden influir y es importante tomar nota  de los motivos para reflexionar junto a tu hijo y buscar soluciones juntos.

Buscar la causa del suspenso

Lo más importante es contar con el profesor, ya que él sabe perfectamente las causas que han conducido a ese suspenso. “La falta de motivación o de aptitudes, los problemas familiares, la adolescencia o la metodología que se utiliza pueden estar en el origen de este suspenso”, explica Narciso Garcia, catedrático de Orientación Educativa de la Universidad Complutense de Madrid.

Consejos para llevar el suspenso de la mejor manera

- No dramatizar ni castigar por suspender. Si las notas son muy malas y ves que te vas a enfadar, lo mejor es que te controles y dejes la conversación para cuando te encuentres más tranquilo. De lo que se trata es de no dejar que aflore nuestra rabia o nuestra decepción, porque eso no nos va a ayudar a decir lo que realmente queremos. 

- Responsabilidad ante el suspenso. Debemos hacer consciente al alumno del fallo. Si se ha esforzado habrá que poner medidas suplementarias ya que su trabajo diario no es suficiente. Si no está motivado o es indisciplinado, habrá que mediar para cambiar esa aptitud y que haga frente a la materia de manera adecuada.

- Contar con los profesores. Los padres deben de conocer los conocimientos que debe de aprender para recuperar la asignatura, y los profesores son los que tienen las respuestas. 

- Fijar un horario. Dedica un tiempo a estudiar todos los días, por las mañanas o después de jugar. Esto les ayudará a crear una rutina diaria en la que dedicar un tiempo a los estudios. Trabajar cada día proporciona un avance gradual de la materia y ayuda a afianzar los conocimientos aprendidos en la escuela. 

- Técnicas de estudio. Muchos fracasos escolares sólo esconden una falta de habilidad para el estudio, que se puede solucionar con la ayuda extraescolar de un profesional. Es importante que le enseñe a estudiar y le proporcione los conocimientos necesarios para cubrir las lagunas que pueda tener.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- Las malas notas: ¿qué hacer cuando los niños suspenden?

- Cómo planificar el verano cuando los niños suspenden

- Cómo mejorar el rendimiento escolar de los niños

- Llegan las notas, lo que nunca debemos hacer

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.