Las malas notas: ¿qué hacer cuando los niños suspenden?

Malas notas, cómo afrontar el drama en familia
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Las malas notas son un motivo de disgusto y preocupación para las familias que puede contaminar el clima familiar. Hacer frente a las malas notas no es una tarea sencilla. Hablar del tema en casa, con el objetivo de analizar las causas y la finalidad de organizar las soluciones es el primer paso para enfrentarnos a las malas notas.

Con la llegada de las vacaciones y el ansiado fin de curso, llegan también las notas.  Las notas son un indicador de cómo ha sido el trabajo, desarrollo y evolución de los niños durante el curso académico. Las notas indican si nuestros pequeños han logrado los objetivos esperados para su etapa evolutiva y escolar. Estas calificaciones no siempre son buenas, son muchos los niños que traen malas notas, lo que se convierte en un motivo de preocupación y una fuente de conflicto para muchas familias y puede llegar a convertirse en un auténtico drama en casa.

Qué ocurre en la familia cuando llegan las malas notas.

Las malas notas son el motivo de preocupación por excelencia de padres y madres y es una de las fuentes de conflicto más perjudiciales para alterar el clima y funcionamiento familiar. En ocasiones a pesar de los muchos esfuerzos por las familias, los resultados siguen siendo malos, y no parece haber solución.

Los padres y madres, se sienten decepcionados, frustrados y hasta impotentes. Sienten que la situación se les escapa de las manos y ya no saben qué medida tomar. Lo que influye directamente en detrimento del clima familiar.

Qué significan las malas notas

Las notas son un indicador numérico, cuantitativo y medible de los objetivos alcanzados por los niños y niñas durante el curso. Estos objetivos hacen referencia a los aprendizajes creados por el alumno y por lo tanto nos indican que tiene el nivel de madurez adecuado para su etapa y edad. Pero cuando un niño saca malas notas, nos indica que algo no va bien, que por alguna razón el niño no ha alcanzado los objetivos propuestos.

Las malas notas son mucho más que un número, mucho más que una calificación, las malas notas son un indicador de que algo no va bien. Es importante encontrar la raíz del problema y actuar sobre ella. Veamos lo que pueden indicarnos las malas notas:

1.   Existencia de dificultades de aprendizaje. Esto ocurre si son varias las asignaturas suspensas, cuando el tiempo dedicado al estudio no es acorde a sus calificaciones, a veces son lentos para aprender, les cuesta comprender y no hay ninguna incapacidad que lo impida.

2.   Malestar emocional de algún tipo. Todas las personas cuando estamos preocupados o tristes por algo rendimos menos en nuestro quehacer diario. Si tenemos otra preocupación en la cabeza nos cuesta concentrarnos y los niños también.

3.   Falta de hábito de estudio y estrategias de aprender a aprender. El más común de los casos se basa en esto. Nuestros niños y niñas no saben estudiar, no tienen ni hábito de estudio, ni han desarrollado la capacidad de aprender a aprender.

4.   Poco interés o motivación. La segunda de las causas más comunes es la falta de motivación. No les interesa el objeto de aprendizaje, no lo entienden y no les motiva, cuando algo no les motiva les lleva al suspenso.

5.   Ausencia de capacidad de esfuerzo. Los pequeños que están acostumbrados a obtener las cosas sin esfuerzo, no comprenden la necesidad de dedicar sus energías en lograr alguna cosa.

Trucos para afrontar el drama de las malas notas en familia.

Antes de actuar sobre las malas notas y planificar el estudio para septiembre debemos enfrentarnos en casa al drama. Es normal que padres y madres sintamos decepción y frustración y que todas estas emociones recaigan sobre nuestros hijos e hijas. Sin embargo, nuestra labor es educarlos, debemos mantener la calma y disponernos a afrontar la situación con una actitud que nos lleve a la búsqueda de soluciones y no al drama familiar.

1.   Las malas notas son malas notas, no lo conviertas en un drama familiar.

2.   Mantén una comunicación efectiva con tus hijos e hijas. Escúchales de manera activa, más allá de lo que dicen hacía lo que sienten. Probablemente ellos también se sientan frustrados y decepcionados consigo mismos.

3.   Trata de comprenderlos. No se trata de quitar importancia a las malas notas, o de consentirlo, sino de comprender la situación, y encontrar soluciones.

4.   Indaga las causas, puede que sea necesario consultar con especialistas, y actúa directamente sobre ellas.

5.   Muéstrale tu cariño. El fracaso académico tiene sus consecuencias emocionales en los niños y necesitan sentir que les quieres. Ten en cuenta que es una situación en la que puede peligrar su autoestima.

6.   Prepárate para la solución a través del dialogo y la comprensión. Es importante partir de la comprensión de la situación y de la comprensión del niño y a partir de aquí elaborar una planificación.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende.
Autora de la colección Estimular los procesos de lectura y escritura

Te puede interesar:

- Llegan las notas, lo que nunca debemos hacer

- Pautas para establecer hábitos de estudio

¿Qué hago si mi hijo saca buenas notas?

¿Cómo enfocar el verano si ha sacado buenas notas?

Demuestran que las niñas sacan mejores notas que los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.