Mitos y leyendas sobre el embarazo

Mitos sobre el embarazo y la realidad tras ellos.
ISTOCK

Internet y las nuevas tecnologías han abierto un canal a través del que informarse y conocer la actualidad, así como descubrir la respuesta a muchas de sus dudas. Sin embargo, en algunas ocasiones los datos que se localizan tienen poca base científica y pueden confundir a la persona. Un buen ejemplo son aquellas embarazadas, que ante la incertidumbre de su situación, acuden a la red de redes para solventar sus preguntas.

De esta forma, encuentran numerosos mitos que pueden confundirlas y hacer que pongan en práctica algunas rutinas que lejos de ayudar, puedan poner en riesgo el buen desarrollo de su embarazo. Por ello, desde la Fundación Nemours se arroja luz sobre algunas de las leyendas más extendidas sobre la gestación.

Mitos y realidades

Esta fundación ha recopilado varios de los mitos más extendidos sobre el embarazo y también explica la realidad:

- Mito. Posarse cabeza abajo después de tener relaciones sexuales puede aumentar la probabilidad de quedar embarazada.

Realidad: Algunos expertos dicen que acostarse durante 20 ó 30 minutos después de tener relaciones sexuales puede aumentar la probabilidad de concebir porque de esta manera los espermatozoides se mantienen dentro de su cuerpo, pero no se ha demostrado que pararse de cabeza ayude a la concepción. (Además, ¡podría dañarse el cuello al intentarlo!)

- Mito. La forma y altura del vientre pueden indicar el sexo de su bebé.

Realidad: La creencia popular que afirma que si el vientre de la futura mamá está bajo, es un niño, y si está alto, una niña, simplemente no es verdad. La forma y altura del vientre están determinadas por el tono muscular y uterino y por la posición del bebé. Por esto, es posible que alguien crea que su bebé es un varón al ver que usted tiene el vientre bajo, cuando en realidad el bebé simplemente ha descendido hacia la pelvis porque se acerca el día del parto. ¿Cuál es la forma más exacta de determinar el sexo de su bebé? Hable con su médico sobre la posibilidad de realizar una ecografía.

- Mito. La frecuencia cardíaca fetal puede indicar el sexo de su bebé.

Realidad: La frecuencia cardíaca fetal normal varía entre 110 y 160 latidos por minuto (lpm), aunque hay quienes creen que si la frecuencia es más rápida, el bebé será una niña y que si es más lenta, será un niño. Pero no ha habido estudios que demostraran de manera concluyente que la frecuencia cardíaca sea un indicador del sexo del bebé. De todas formas, la frecuencia cardíaca de su bebé probablemente variará de una visita prenatal a otra, en función de la edad del feto y su nivel de actividad en el momento de la visita.

- Mito. La forma y la redondez de la cara durante el embarazo pueden indicar el sexo de su bebé.

Realidad: Cada mujer aumenta de peso de forma diferente durante el embarazo, y todas experimentan distintas alteraciones de la piel. Si le dicen que tendrá una niña a juzgar por su cara rolliza y sonrosada, es posible que tengan razón.

Damián Montero

Te puede interesar:

Cosas normales de los recién nacidos por las que no debes preocuparte

- Los cuidados del cordón umbilical

- Los miedos de la madre primeriza

- Nueve razones normales por las que lloran los bebés

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.