Beneficios del Omega-3 en el embarazo

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

Los ácidos grasos Omega-3 son esenciales para la salud de la embarazada y el desarrollo del bebé. Por este motivo, incorporar un par de porciones de salmón, pez azul rico en Omega-3, a la semana en la alimentación durante el embarazo, la lactancia e infancia, aporta beneficios en la salud de la madre y del bebé.

El consumo de dos porciones de salmón a la semana de la embarazada refuerza la función del corazón y ayuda a prevenir la inflamación de las articulaciones. Además, fomenta el crecimiento del cerebro del bebé, al ser incorporados los ácidos grasos a las nuevas células del sistema nervioso producidas por el niño cada minuto. 

Beneficios del Omega-3 durante el embarazo

- Mejora la función cognitiva y neurológica en el bebé, favorece el desarrollo cerebral.

- Ayuda al desarrollo de la visión y del sistema nervioso del bebé.

- Reduce el riesgo de parto prematuro. Los suplementos grasos Omega-3 alargan el embarazo de 4 a 6 días disminuyendo el riesgo de parto prematuro.

- Reduce el riego de preeclampsia. La preeclampsia es una afección propia de las mujeres embarazadas. Se caracteriza por la aparición de hipertensión arterial y proteinuria, es decir, por la presencia de proteínas en la orina.

- Reduce los resfriados del bebé. Consumir Omega-3 en el embarazo ayuda a que los bebés padezcan menos síntomas de resfriado los primeros meses de vida.

- Disminuye la posibilidad de sufrir depresión durante el embarazo. Es una fuente natural para el tratamiento de los estados de ánimo. Ayuda a controlar los síntomas depresivos en el embarazo. 

Beneficios del consumo de salmón en el embarazo

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Granada, enmarca que el consumo de salmón aumenta, tanto en las mujeres como en sus recién nacidos, el nivel de ácidos grasos Omega-3, y mejora las defensas antioxidantes de ambos debido a los niveles de selenio y retinol que contiene dicho pescado.

Además, su consumo durante el embarazo disminuye el estrés oxidativo, es decir, ayuda a la mejora de las defensas antioxidantes útiles para prevenir y/o reducir el estrés oxidativo adicional asociado a un embarazo común.

Por último, el consumo del salmón, más si hablamos de los alimentados en piscifactorías, afecta de forma positiva al sistema de defensas antioxidantes de la embarazada y al metabolismo de los hidratos de carbono o de lípidos.

Noelia de Santiago Monteserín

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.