Tipos de fajas postparto y consejos para su uso

Barriga embarazada
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Las fajas postparto son, como las fajas 'normales', productos que sirven para estilizar la figura de la mujer, en este caso después de los cambios producidos en su barriga tras el parto. Más allá de los pros y contras de este producto, te contamos las principales características de las fajas postparto que existen y algunas recomendaciones para su uso.

Fajas postparto: formas y materiales

Hay dos formas diferentes de categorizar las distintas fajas postparto que hay en el mercado en la actualidad: por un lado, la forma de la faja en sí y, por otro, el material con el que está elaborada.

En cuanto a las diferentes formas de fajas postparto, éstas difieren según la zona para la que estén pensadas. Así, para ajustar la cintura la faja más común es la tipo tubo, que trabaja exclusivamente la zona abdominal. También las venden con tirantes e incluso sujetador incorporado, que sirven para "moldear" todo el tronco. Además, las hay tipo pantalón, braga o short, que llegan al muslo y el glúteo, además del abdomen.

Atendiendo al material, en general la mayoría son de algodón o microfibra, aunque ya depende de las características propias de cada una: aguas se venden revestidas por centro con tela tipo felpa para que sean más cómodas para la piel y otras están tratadas con materiales antialérgicos para evitar irritaciones. Lo más importante en este punto es fijarse en que sean transpirables, pues si no el calor podría ser muy agobiante.

Por otro lado, existen diferentes formas de ajustarse, aunque la mayoría de las fajas postparto se ajustan con enganches o velcro. Esta segunda es más común para después del embarazo porque permite ajustar la faja al diferente tamaño de la barriga y da más movilidad, mientras que la de enganches (más típica de la faja normal y no postparto) suele tener menos posiciones. En este punto, es importante recordar que la faja debe apretar pero no mucho, por lo que es esencial que las medidas de la cintura estén bien tomadas.

Cómo usar la faja postparto

La faja postparto tiene beneficios e inconvenientes, y es bueno hablar con el médico o incluso la matrona para que nos aconsejen bien sobre cómo usarla. En general, se aconseja no acudir a ella hasta que no hayan pasado, al menos, tres meses desde el parto, tiempo necesario para que las partes del cuerpo de la mujer comiencen a volver a su sitio después de haber hecho espacio a un ser durante nueve meses.

Pero como cada cuerpo y mujer es diferente, es complicado dar indicaciones generales, pues el uso y el tiempo de utilización dependerán del tipo de parto (si ha habido cesárea, por ejemplo) y, obviamente, de cómo evolucione el cuerpo de la nueva mamá.

Normalmente no se aconseja comenzar a usar la faja postparto durante mucho tiempo, sino que es mejor ir aumentándolo poco a poco hasta las ocho horas diarias, aproximadamente. Eso sí, lo mejor es usarla como algo temporal y no continuo, pues es bueno que los músculos del abdomen se ejerciten y recobren fuerza, algo que no pueden hacer si la faja les evita cualquier movimiento.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Faja postparto: ventajas e inconvenientes

- 10 cambios que experimentará tu cuerpo después del embarazo

- Mitos de la barriga de la embarazada

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.