¿Apego o padres helicóptero, dónde está la diferencia?

¿Cuál Es La Diferencia Ente Apoyo Y Sobreprotección?
ISTOCK

El concepto "padre helicóptero" hace referencia a aquellos progenitores que protegen en exceso a sus hijos. En estos casos se les previene de todo peligro, creando una burbuja protectora a su alrededor que les impide desarrollar su independencia. Una situación para nada recomendable ya que no favorece el crecimiento personal y la autonomía de los más pequeños.

Sin embargo, ¿dónde está la diferencia? ¿Cuál es el límite entre el apego que hace que los padres brinden apoyo a sus hijos y el crear este mundo sin dolor que impide el desarrollo de la autonomía? Sobre ello habla Teacher Nerea, psicopedagoga que ofrece las claves para saber poner el límite entre un padre helicóptero y otro que acompaña a los niños para ayudarles pero nunca dárselo todo hecho.

Los niños tienen que caerse

A ningún padre le gusta ver cómo su hijo lo pasa mal, y por ello, en ocasiones prefieren poner la tirita antes de que aparezca la herida. Por ello los introducen dentro de una burbuja en la que nada les puede pasar. Un ejemplo es el niño que siempre encuentra su mochila preparada, aun en aquellos días que se le olvida, y no conoce las consecuencias de esta falta.

Los padres helicóptero no permiten que sus hijos "caigan" y aprendan de los errores. Cualquier error que experimenten, lleva consigo una lección aprendida. En el caso de la mochila preparada, los hijos sabrán que si no atienden un poco más no podrán seguir correctamente las explicaciones del profesor. Del mismo modo, no se desarrollarán capacidades como la respuesta a errores.

Hay que proteger, pero nunca sobreproteger. Se debe dar la oportunidad a los hijos de luchar todas sus batallas y aprender a ganarlas. Es aquí en donde el apego entra en juego. A lo largo de los años, los niños deben ver en sus padres una figura en quien buscar apoyo pero nunca soluciones. Han de sentir la confianza de preguntar: "¿Qué harías tú en mi lugar?"

En caso contrario, el niño desarrollará una dependencia hacia sus padres que hará que sea más difícil iniciarse en la vida adulta. En caso contrario, el niño irá ganando autoestima, comprobará que puede librar sus propias batallas y encontrar una solución. Además, si se ha cumplido la función del apego, también sabrán que tienen un apoyo en el caso de sentirse demasiado perdidos y en él podrán pedir apoyo.

Diferencias entre apego y sobreprotección

¿Cuál es la diferencia entre apego y sobreprotección? Esta psicopedagoga explica algunas distinciones a través de ejemplos claros:

- Guiar pero no hacer las cosas por él. Los hijos deben aprender a hacer las cosas por ellos mismos, eso no quiere decir que no se les pueda dar un consejo desde la distancia para que tengan una ayuda.

- Alabar el esfuerzo. El niño debe ver que cuando decide librar sus propias batallas, sus padres están alegres por esta decisión. Por ello, cada vez que el hijo demuestre este comportamiento, la respuesta de sus progenitores ha de ser positiva.

- Lo perfecto no existe. Nadie nace sabiendo, hay que aprender poco a poco y día tras día. Los padres deben asimilar que en ocasiones los hijos no cumplirán a la primera, hay que dejarles tiempo hasta que den respuesta.

- Otorgarles responsabilidades. Los padres deben cargar con responsabilidades a sus hijos en casa y no asumirlas por ellos. Un ejemplo es su cuarto, si este no está recogido y por ejemplo no encuentran la camiseta que quieren es su problema, no hay que ir y buscarla por él.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Hiperpaternidad: ¿por qué somos padres sobreprotectores?

Los hijos de 'padres helicóptero' tienen la autoestima más baja

- Hiperpaternidad: cuando el cuidado de los hijos se torna excesivo

- No, tu hijo no es tu "mini-yo"

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.