Actualizado 08/06/2022 13:21

Descubre por qué no es buena idea subir fotos de tus hijos a Internet

6 Buenos Motivos Para No Subir Fotos De Tus Hijos A Internet
6 buenos motivos para no subir fotos de tus hijos a Internet - ISTOCK

Vivimos en la era de la sobreprotección infantil y sin embargo, nos parece natural publicar la imagen de nuestros hijos en las redes sociales para dar a conocer a los demás lo bien que lo pasamos en las vacaciones, en sus cumpleaños o en las actividades deportivas del fin de semana. La realidad digital es todavía para muchos padres un peligro intangible.

¿Por qué no es una buena idea subir fotos de tus hijos a Internet o las redes sociales? Existen 6 motivos que te van a invitar a dejar de hacerlo. El mundo digital es todavía una especie de realidad desplazada para muchos padres, que no son conscientes de los riesgos que corren al publicar las fotos de sus hijos pequeños en las redes sociales a las que mucha gente puede tener acceso.

Gracias al uso de la tecnología, podemos presentar nuestra realidad en el ámbito digital. Hoy en día resulta muy fácil sucumbir a inmortalizar nuestros mejores momentos en familia y compartirlos en Internet para que todos sean testigos de lo felices que somos. Lo hacemos con la intención de compartir esas imágenes con las personas que queremos y con las que nos relacionamos. Guardamos toda esa biblioteca gráfica digital y seleccionamos los mejores recuerdos para subirlos a Internet y a las redes sociales, que se han convertido en muchos casos en la mejor hemeroteca familiar. Sin embargo, este hecho puede suponer un peligro para nuestros hijos.

6 buenos motivos para no subir las fotos de tus hijos a Internet

En la actualidad, se cree que los niños nacidos en el siglo XXI tendrán la mayor huella digital de la historia. Según un informe de 2018 del Comisionado de la Infancia de Inglaterra, una persona promedio en el Reino Unido habrá tenido 70.000 publicaciones compartidas sobre ella de forma digital para cuando cumpla 18 años. Eso es una enorme cantidad de datos compartidos y almacenados sobre una persona.

Estos datos son accesibles para muchas personas y por eso, aquí tienes 6 buenos motivos para pensártelo dos veces cada vez que estés tentado a subir fotos de tus hijos a Internet. ESET, compañía experta en ciberseguridad, ha analizado las principales amenazas a las que pueden enfrentarse nuestros hijos en el mundo digital:

1. Atraer al público equivocado

Una buena regla general es que, si hay la más mínima duda sobre una foto, es mejor no publicarla. También hay que evitar publicar fotos de bebés desnudos en Internet. Incluso una inocente foto haciendo sus necesidades, o un niño corriendo desnudo por el jardín, puede atraer a la gente equivocada, y una foto de tu hijo puede acabar en manos malintencionadas.

2. Tu foto no te pertenece

Cada vez que publicas una foto en las redes sociales, esa imagen deja de ser exclusivamente tuya. Los términos y condiciones de estas plataformas suelen establecer que en el momento en que se sube una imagen a su servidor, son libres de utilizarla sin consentimiento. Aunque tú conservas los derechos de autor de la imagen, la plataforma cuyos servidores alojan la imagen es la propietaria de la licencia. En otras palabras, la red social está autorizada a utilizar tu imagen de la forma que considere oportuna.

3. Los metadatos lo dicen todo

Las redes sociales no son responsables de eliminar los metadatos de tus imágenes. Esto incluye, por ejemplo, tu ubicación, el tipo de dispositivo utilizado para tomar la foto, etc. Incluso un ciberdelincuente sin demasiada experiencia puede obtener esta información muy fácilmente para localizar a tu hijo, saber a qué colegio va, dónde vives, a qué actividades extraescolares asiste y dónde.

4. ¿Identidad del bebé? Mi identidad

Compartir la información o las imágenes de tus hijos en Internet puede dar lugar a un robo de identidad. Publicar fotos de ecografías, con información sensible, expone al niño a riesgos incluso antes de nacer. A veces, una publicación puede incluir el nombre del niño, su fecha de nacimiento o su ubicación. Entonces, con unos pocos clics, un delincuente puede descubrir la información personal de los padres. Si combinamos todo esto con las filtraciones de datos y los números de la seguridad social disponibles en la Dark web, tenemos una receta rápida y fácil para el robo de identidad, con la posibilidad de que los delincuentes obtengan créditos a nombre del niño. Según uno de los líderes en el sector bancario, Barclays, los riesgos derivados de la publicación de las fotos de los hijos en Internet representarán dos tercios del fraude de identidad y las estafas financieras a las que se enfrentarán los jóvenes en 2030.

5. Obtener permiso es misión tuya

Ser consciente de que tus hijos heredarán las consecuencias de tu comportamiento online es algo muy serio. Por eso, pedir permiso a tus hijos para publicarlas, o cualquier cosa sobre ellas, en tus redes sociales les hace conscientes de que hay opciones para el ser humano y también consecuencias, tanto positivas como negativas. Si quieres publicar una foto de tu hijo con otro niño, debes pedirle también su permiso, o el de sus padres o tutores legales, igual que harías con un adulto. En Francia, si publicas una foto de tu hijo en Internet y éste se opone, puedes enfrentarte a una multa de 45.000 euros o a una pena de cárcel. En Italia, por otra parte, existen leyes similares.

6. Reforzar los malos hábitos

Publicar cada momento de la vida de tu hijo puede reforzar los malos hábitos y crear la falsa realidad de que compartir todo online está bien y es inofensivo. Asegúrate de enseñar a tus hijos a utilizar las redes sociales y los espacios online de forma segura y responsable. Háblales de los peligros, pero muéstrales también la parte divertida. A diferencia de ti, a ellos no se les ha dado la opción de elegir, y no pueden alienarse del mundo online.

Teniendo en cuenta que las redes sociales tienen como política más habitual que sólo permite el acceso a los mayores de 13 años, deberías pensártelo dos veces antes de publicar fotografías de tu hijo en Internet. Muchos de nosotros hemos decidido utilizar las redes sociales, pero puede que tu hijo no haya tomado la misma decisión. La seguridad de nuestros hijos es la máxima prioridad, y su seguridad digital no debe quedarse atrás.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: ESET, compañía experta en ciberseguridad

Te puede interesar: 

- Fotos de los niños: ¿me pertenecen las fotografías de mis hijos?

- La vida en directo en las redes sociales

Fotos en redes sociales: desetiquetar el pasado, un nuevo conflicto familiar

La identidad digital en la familia: la ID de los niños

Contador