Las ciudades más baratas para que los universitarios compartan piso

Piso universitario
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Si tu hijo ha aprobado la selectividad y conseguido plaza en una universidad que está en una ciudad distinta a la del hogar familiar, probablemente esto te suene familiar: hay que buscar piso para compartir. ¡Y qué precios! Las diferencias del precio de la habitación en piso compartido para estudiantes son enormes entre unas ciudades y otras. Te contamos cuáles son las más baratas.

La situación de buscar un piso diferente al de la familia para compartir entre varios estudiantes es tremendamente común cerca de todas las universidades españolas, y obviamente no solo en el primer año: algunos encuentran un piso que les gusta y viven en él durante todos los años de la carrera universitaria, pero otros se ven buscando nuevo 'hogar' cada verano... y volviendo a lidiar con sus precios.

A la hora de buscar un piso para el año universitario, los estudiantes (y sus padres, pues son los que pagan las mensualidades) se fijan principalmente en dos aspectos claves: su ubicación respecto a la universidad y/o el centro de la ciudad, y el precio.  Para ayudaros a buscar un buen piso teniendo en cuenta su precio, os hablamos de un ranking elaborado por Uniplaces.

Artículo relacionado:
- Pasos para elegir universidad

Las ciudades más baratas para alquilar un piso

Uniplaces ha elaborado una interesante clasificación con las ciudades universitarias más caras y más baratas para compartir piso. En este aspecto, esta empresa asegura que alquilar un piso de tres habitaciones en España cuesta una media de 746 euros al mes, aunque las mensualidades varían: Granada, Córdoba y Murcia son las ciudades universitarias más baratas, mientras que Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca y Sevilla tienen los alquileres más caros.

Si tu hijo va a estudiar a Granada, estáis de suerte, al menos en lo que a la mensualidad del piso compartido se refiere: el alquiler de una habitación cuesta una media de 194 euros al mes. Córdoba sigue de cerca a la ciudad nazarí: alquilar una habitación ronda los 200 euros. En tercer lugar, Murcia, donde la mensualidad se sitúa en los 212 euros al mes.

Estas son las ciudades con los alquileres más económicos, pero no son las únicas. Con unos precios un poco más caros pero, aún así, por debajo de la tabla, se sitúan Cádiz y Valencia (233 euros al mes), Salamanca (244 euros/mes), Alicante (250 euros mensuales), Málaga (266 euros al mes) y Zaragoza (270 euros al mes).

Compartir un piso, más caro en Madrid y Barcelona

Por su parte, Madrid y Barcelona son dos de las ciudades universitarias donde más os costará pagar por una habitación. Un alquiler en Madrid  cuesta unos 400 euros mensuales, mientras que compartir piso en Barcelona sale por unos 380 euros cada mes.

Algo más bajo, aunque aún de los más caros de España, es el precio por alquilar una habitación en Palma de Mallorca: 293 euros al mes, o Sevilla, donde se pagan 272 euros al mes de media.

Consejos a la hora de alquilar un piso

Hemos hablado de lo que se busca a la hora de alquilar un piso: la localización y el precio. Pero también condiciones personales: por ejemplo, si a alguien le gusta que sea luminoso o este es un aspecto que le es indiferente, cambiarán sus preferencias a la hora de encontrar un piso idóneo.

Ahora bien, por muchas preferencias personales, hay ciertos aspectos a tener en cuenta a la hora de alquilar el piso que es bueno que nuestros hijos y nosotros conozcamos para tener en cuenta y evitar pequeñas "tomaduras de pelo" aprovechando que nuestros hijos aún no conocen sus derechos.

1.- Gastos de comunidad. No deberías pagar los gastos de comunidad pues, según la ley de Arrendamientos Urbanos, la regla usual es que estos los abone el dueño del piso o arrendador, salvo en aquellos casos en los que se haya pactado lo contrario de forma expresa en el contrato.

2.-  Agencia. Fíjate bien si en el anuncia se especifica que el alquiler se realiza a través de una agencia inmobiliaria, porque de ser así hay que tener en cuenta que deberás entregar un mes de fianza más en concepto de honorarios que se queda la agencia.

3.- Fotos. No te fíes de las fotos y visita siempre el piso antes de firmar el contrato: puede que la foto no sea reciente y el piso haya cambiado (esté más viejo y estropeado, por ejemplo), o que simplemente la foto se haya hecho de tal forma que el espacio parezca más amplio de lo que es.

4.- Inventario. Exige junto al contrato un inventario de los enseres que hay en el piso y comprueba que todo está y funciona correctamente, además de que el piso se entrega limpio.

5.- Roturas. El casero es el responsable de las cosas que se rompan, a no ser que algo sea por el uso cotidiano. Es decir, si se funde una bombilla o se rompe un plato, es quien vive quien debe reponerlo. Pero si se rompe el horno o la lavadora por su propio uso (y no porque lo haya roto el inquilino), debe ser el casero quien asuma el coste.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Cuando los hijos se emancipan

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.