Cómo enseñar a los niños a ser un buen compañero de clase

Cómo ser el mejor compañero de clase ante la vuelta al cole.
ISTOCK

Llegó la vuelta al cole, los más pequeños regresan a las aulas y en ellas pasarán horas y horas aprendiendo. Pero no solo interiorizarán conocimientos, también socializarán con otros pequeños de su misma edad. Desde los juegos del recreo, hasta la realización de trabajos conjuntos. Ser un buen compañero ayudará a que estos momentos se lleven de la mejor forma posible.

Antes de comenzar el curso se pueden recordar varios conceptos relativos al buen compañerismo. Una forma de asegurar la marcha del curso escolar y el excelente desarrollo dentro de las aulas. Por ello, desde el colegio Facundo Quiroga, se recuerdan varios consejos con esta finalidad, haciendo que la escuela no solo sea un lugar donde aprender, sino que también pueda servir para cimentar grandes amistades.

Empatía y pensar en los demás

Desde este colegio se recuerda la importancia de pensar en los demás y no solo en uno mismo. Esta es la mejor forma de asegurar la convivencia, crear conciencia de grupo. Un objetivo a lograr con los siguientes consejos:

- Crear sentimiento de grupo, un espíritu que anima y no se encierra en uno mismo.

- Cooperar con fines comunes, ya sea una victoria en equipo mientras se juega en el recreo o la consecución de un trabajo escolar.

- Ser generoso no solo con aquellos que se conocen. Un ejemplo es recibir a los nuevos compañeros y tratarlos del mejor modo posible con el fin de que se integren.

- Conocer las aptitudes de los demás y aprender de ellas. De esta forma, los más pequeños potenciarán

- Conocerse de la mejor forma posible para saber qué se puede aportar algo de uno que le sirva a los demás.

Cómo vencer la timidez para hacer amigos

¿El problema para adaptarse a nuevos entornos es la timidez de los más pequeños? ¿Este es el motivo que hace difícil que los niños puedan crear un grupo? Estos son algunos consejos que se ofrecen desde el Hospital Sant Joan de Déu para vencer esta sensación:

- No forzarle. "Saluda", "no te escondas", "vete a jugar con los niños". La reacción de algunos padres ante la timidez de su hijo es insistirle en que sea abierto y apremiarle para que tenga una conducta para la que no está preparado. "Lo mejor que podemos hacer cuando el pequeño actúa con timidez es no insistir, ni forzarle, ni obligarle; cuanto más le digamos, menos conseguiremos", señala Sara Tarrés, autora del blog de maternidad Mi mamá es psicóloga infantil.

- Evitar la sobreprotección. Los padres sobreprotectores toman la palabra en el nombre de su hijo y acuden a consolarle cada vez que se muestra retraído. Esto, sin embargo, no ayuda a que el niño supere poco a poco su timidez. Tampoco es aconsejable evitar a toda costa las situaciones que pueden ser incómodas para el pequeño, ya que el aislamiento social solo acrecienta el problema.

- No etiquetar. Las etiquetas a los menores son peligrosas. No es recomendable escudar ante los demás la actitud del pequeño con el clásico "es que es muy tímido". Ante una situación nueva, es mejor dejar que se relaje poco a poco, hasta que la acepte con normalidad.

- Padres sociables, niños sociables. Si los pequeños observan que sus progenitores adoptan un comportamiento y una actitud sociable ante las circunstancias nuevas (no se muestran inhibidos, ni retraídos cuando conocen a alguien o llegan a un sitio desconocido), aprenderán y asumirán esta forma de actuar con toda naturalidad.

- Oportunidades para relacionarse. Quedar para comer o salir con otras familias con niños de su edad, invitar a algún amigo a comer o a dormir en casa, apuntarle a un deporte en equipo o salir con frecuencia al parque son algunas de las oportunidades que los padres pueden ofrecer a sus hijos tímidos para que practiquen sus habilidades sociales. Es importante acompañarle al principio para proporcionarle la seguridad que necesita y, poco a poco, dejar que se adapte con naturalidad a las nuevas situaciones.

- Reconocer sus méritos. Un pequeño gesto desinhibido supone un importante esfuerzo para un niño tímido. Por eso, es importante que los padres valoren sus actitudes positivas ante la timidez y reconozcan con palabras el mérito del pequeño. Este reconocimiento le ayudará a confiar en sus capacidades y le hará sentirse más seguro en futuras ocasiones.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo aprender a ser sociable desde la cuna

- Descárgate el calendario escolar 2018-19 de Hacer Familia

- Educar en habilidades sociales: clave para tener éxito

- Qué hacer cuando los amigos de tus hijos se portan mal en casa

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil

- Las amigas para las adolescentes: su fuerza e importan

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.