Estrés postraumático, aprende a reconocerlo

ISTOCK

¿Tu hijo ha tenido alguna pesadilla recientemente? ¿Se siente más inseguro de lo normal? Quizás sea el momento de empezar a preguntarse qué es lo que origina estos síntomas y recordar si ha habido algún evento que haya podido marcar al niño como un accidente de coche o la pérdida de un ser querido de forma repentina, sucesos que pueden haber hecho que el menor quede marcado por este acontecimiento.

Aunque a priori pueda parecer que el niño ha superado este evento tan importante en su vida, es posible que haya dejado secuelas que se manifiesten a través del estrés postraumático. Un problema que muchos padres no saben reconocer ya que se manifiesta a través de síntomas tan habituales en estas edades como las pesadillas o miedos a elementos peligrosos.

El estrés postraumático no es exclusivo de adultos

Muchas personas que los trastornos provocados por el estrés postraumático son cosa exclusiva de los adultos que han vivido episodios límites. Sin embargo los niños también son susceptibles de experimentar estas sensaciones después de presenciar eventos duros. Así lo afirma la Facultad de Medicina Norwich de la Universidad de East Anglia, quien ha querido demostrar cómo los niños también son el blanco de estos traumas.

Para ello siguieron de cerca a más de 100 niños de entre 2 y 10 años que habían sido víctimas de un accidente de tráfico o habían presenciado un atropello mientras caminaban o habían tenido una dura caída de sus bicicletas que había supuesto su internamiento. Todos ellos habían sido llevados al hospital con lesiones como contusiones, fracturas o pérdida de la conciencia.

Para conseguir evaluar la influencia de estos trastornos en ellos los investigadores evaluaron su estado entre dos y cuatro semanas después del accidente y seis meses después regresaron para comprobar el estado en el que se encontraban estos niños. Los investigadores se encontraron con que aquellos que mostraron señales de estrés poco tiempo después del incidente no sufrían necesariamente un trastorno después de 3 años, sólo una minoría desarrolló estos problemas.

Artículo relacionado:
- Los niños y el trauma infantil

Problemas para reconocer el estrés postraumático

Es en esta minoría en donde los investigadores encontraron un elemento importante: los padres cuyos hijos desarrollaron un trastorno de estrés postraumático no supieron reconocer los síntomas que indicaban la presencia de este problema. Según los responsables de este estudio este asunto puede provocar que los menores nunca superen estos episodios.

Además los investigadores encontraron una relación entre la forma de reaccionar de los padres y el empeoramiento del estrés. En muchas ocasiones la actitud de los adultos es de frustración al ver la presencia de síntomas como una excesiva inseguridad de sus hijos o que estos sufran pesadillas asiduamente. Una actitud que hace que los niños no superen sus trastornos sino que estos vayan a más al pensar que ellos son los culpables de la actitud de sus progenitores.

Ante estos casos los investigadores sugieren que si los padres notan la presencia de síntomas, después de un evento traumático, como pesadillas, miedo a regresar al lugar del evento traumático, excesiva inseguridad; lo mejor es acudir a un especialista para comprobar si el niño padece o no algunos de estos trastornos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El miedo de los niños por edades

- Cuentos para niños con miedo

Los miedos en los niños. Claves para que crezcan sin ellos

El miedo a la soledad en niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.