Actualizado 20/08/2020 8:10:45 +00:00 CET

Juego y actividad física, imprescindibles para el desarrollo emocional en niños

El juego que implica actividad física cuenta con más beneficios en el desarrollo de los niños que las pantallas.
El juego que implica actividad física cuenta con más beneficios en el desarrollo de los niños que las pantallas. - ISTOCK

Varios estudios lo confirman: el juego es una de las mejores actividades para los niños. Son múltiples los beneficios que ofrecen estas rutinas y que favorecen tanto una buena salud mental como física. Por si quedasen dudas, la psicóloga Silvia Álava recuerda las ventajas que tiene en el desarrollo socioemocional de los más pequeños de la casa y en el que se pone de relieve las ventajas del ejercicio físico.

Una opinión que no solo brinda Álava, sino que forma parte del imaginario de los padres. Un apunte que relaciona directamente el juego que implica actividad física con una mayor felicidad. De esta forma, se anima a todas las familias a construir un espacio en donde los niños puedan vivir su infancia al máximo y disfrutando de esta etapa tan significativa en sus vidas.

Juego y felicidad

Tal y como apunta Álava la relación entre el juego y la felicidad ha sido "ampliamente demostrada". Pero toca preguntarse, ¿qué tipo de actividades son las más adecuadas para el desarrollo de los más pequeños de la casa? Para nueve de cada diez padres, aquellas que implican ejercicio físico (como el deporte) son claves para una correcta evolución emocional y de las habilidades de percepción y comprensión de los hijos.

De esta forma, juego y actividad física son fundamentales para los niños ya que no solo garantizan momentos de ocio, sino que también se favorece su aprendizaje. Álava señala: "hay una gran cantidad de trabajos científicos que han demostrado que a través del juego se potencian las funciones ejecutivas, se ayuda a mejorar el rendimiento matemático, el desarrollo lingüístico, la inteligencia fluida, la memoria de trabajo y el procesamiento de los niños, entre otras materias".

Los niños necesitan jugar y hacer ejercicio para poder desarrollarse con plenitud. Estas actividades también promueven las relaciones entre iguales, permitiendo el desarrollo de lazos de amistad con otros menores, facilitando competencias emocionales y nuevas habilidades. Un contexto del que son conscientes los padres, tal y como indica Álava en el trabajo I Estudio sobre los beneficios del juego y la actividad física en niños.
Los datos de esta investigación señalan que el 99,5% de los padres considera que el juego es fundamental en el desarrollo de los más pequeños. En concreto, los encuestados opinan que las actividades más tradicionales, que implica ejercicio físico y deporte, son las que más contribuyen a potenciar a los niños a nivel cognitivo, ayudándoles a tomar decisiones y resolver problemas.

Los juegos que aportan felicidad

En este estudio también se ha querido analizar qué tipo de juegos hacen más felices a los niños. Cuatro de cada diez padres afirman que las pantallas son la principal fuente de disfrute de los hijos y el 50% declara que son las actividades físicas que más reconforman a los pequeños. Los dados de este trabajo apuntan que uno de cada dos niños juega con pantallas a diario y el 31% lo hace durante dos horas.

"Debemos fomentar que los niños jueguen al aire libre, a juegos que impliquen movimiento y que puedan practicar deporte, dado que está demostrado que el deporte y los juegos al aire libre tienen un efecto positivo en el aprendizaje y en el desarrollo cognitivo y emocional de los más pequeños", argumenta Álava. En este sentido cabe recordar que la felicidad se relaciona con disfrutar de cada momento y dorar de herramientas a los hijos para que se sientan seguros y autónomos.

Y es que si bien las pantallas tienen múltiples beneficios, no hay que permitir que ocupen todo el tiempo de ocio de niños. Los juegos tradicionales tienen grandes efectos positivos en el desarrollo cognitivo y socioemocional de los niños que las nuevas tecnologías no ofrecen. De hecho, un 52% de los padres encuestados afirman que podrían alterar y perjudicar la disposición al estudio.

Damián Montero

Te puede interesar:

5 deportes para practicar en familia

- Cómo evitar el sendentarismo en familia

- Cómo elegir el deporte para tu hijo

- Deportes recomendados para niños de Preescolar