Actualizado 19/08/2020 8:22:13 +00:00 CET

Videojuegos online, los peligros que no debes pasar por alto

La llegada de los videojuegos en línea ha traído nuevos problemas y riesgos a los hogares.
La llegada de los videojuegos en línea ha traído nuevos problemas y riesgos a los hogares. - ISTOCK

Las nuevas tecnologías han ampliado el abanico de posibilidades a la hora de divertirse. Un ejemplo es la aparición de los videojuegos, que con el paso del tiempo han aprovechado las ventajas de internet para poder crear espacios de ocio en la red. Una fórmula no exenta de riesgos, al igual que otras actividades que se desarrollan en línea y que pueden traer más de un quebradero de cabeza.

Enseñar a los más pequeños a reconocer, y evitar dichos riesgos, es una labor imprescindible por parte de los padres. En especial si tenemos en cuenta, tal y como indican desde S2 Grupo, el crecimiento de los videojuegos online durante el último año. Un espacio al que cada vez más menores se asoman y en el que hay que andar con cuidado de prevenir los peligros que acechan.

Opción de ocio

"El sector de los videojuegos online se ha convertido en la primera opción de ocio a nivel mundial y nacional y esto se refleja en los ingresos que genera. Y tenemos que ser conscientes que donde hay dinero online, hay ciberdelincuentes", ha asegurado José Rosell, socio-director de S2 Grupo. A lo que añade que hay que perseguir estas prácticas ilegales.

Una labora que desde S2 Grupo entienden debe traducirse en una alianza de 5 eslabones en el sector del videojuego: fabricantes de dispositivos donde se juega, marcas relacionadas con el videojuego, sistemas operativos móviles, países donde se llevan a cabo estas actividades y los propios jugadores.

Deben ser los fabricantes quienes aporten la máxima seguridad, abarcando desde el diseño del dispositivo en el que se juega; que los sistemas operativos creen nuevas capas de seguridad que los servidores de los ecosistemas aporten una capa de seguridad integral a todo el ecosistema; que cada país desarrolle una regulación adecuada de las actividades online como los videojuegos y la concienciación de los jugadores puesto que sus acciones u omisiones son la principal causa de que un ciberataque sea efectivo.

10 riesgos a tener en cuenta

Los videojuegos online han llegado, y con ellos numerosos riegos que hay que conocer para evitarlos. S2 Grupo destaca los siguientes:

1. Robo de nombres y direcciones: es el menos común en niños y muy frecuente en adolescentes y adultos.

2. Robos de tarjeta de crédito: es el menos común en niños y muy frecuente en adolescentes y adultos. Esto es debido a que los jóvenes son los que más compran online en materia de videojuegos pero, normalmente, lo hacen con las tarjetas de los padres.

3. Robo de datos biométricos: frecuente en los niños y, sobre todo, en jóvenes y adultos. Esto se refiere a medir la frecuencia cardíaca, la transpiración, temperatura de la piel, las ondas cerebrales, el seguimiento visual, expresiones faciales, movimientos corporales, etc. Aunque en la actualidad, no sea común la recopilación de tantos datos biométricos en los juegos online, lo será muy pronto y esa información será de gran utilidad para los ciberdelincuentes.

4. Acceso a la webcam y ubicación en tiempo real: muy frecuente en todas las franjas de edad.

5. Ciberbullying: muy frecuente en niños y adolescentes y poco en adultos.

6. Grooming (acoso sexual): muy frecuente en niños y adolescentes y poco en adultos. Se trata de una de las prácticas que más se están expandiendo a través de los videojuegos online

7. Sexting y sextorsión: no es común en niños, pero sí muy frecuente en adolescentes y adultos.

8. Ciberacoso: es poco común en niños y muy frecuente en adolescentes y adultos.

9. Acceso a contenido inapropiado: muy frecuente en niños y adolescentes y poco en adultos.

10. Infección por malware: muy común en todas las edades.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Protección de los hijos de los peligros de internet según su edad

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet