Tiempo libre para los niños, imprescindible

El tiempo libre no solo divierte, también tiene otros beneficios.
ISTOCK

Primero la obligación, y después la diversión. Un refrán que ha sido formulado múltiples formas, pero que encierra un mismo mensaje: lo primordial es cumplir con las responsabilidades y luego pasarlo bien. De hecho, también es importante cumplir con este punto. Si bien no hay que dejar de lado las tareas a cumplir, hay que recordar que no somos máquinas capaces de trabajar 24 horas sin descanso.

El tiempo libre es muy importante, en especial para los niños. Vacaciones, momentos de juego, visitas al parque, lectura o una excursión al cine bastante para desconectar la mente y aliviar el estrés que acarrea el día a día. Además, también supone una ocasión excelente para levantarse de la silla y hacer algo de ejercicio para despejar la mente y mover articulaciones que llevan todo el día paradas.

Amplia oferta de ocio para desconectar

Como se ha dicho, el tiempo libre supone un momento para desconectar y olvidarse de la agobiante rutina. Pero esto no quiere decir que exista el libre albedrío durante estos momentos. Un ambiente estructurado tiene importantes beneficios para los más pequeños, incluso cuando están disfrutando de este tiempo libre de cargas.

Un estudio de la Universidad de Colorado destaca que los niños participan en actividades dentro un ambiente estructurado, presentan más iniciativa y más posibilidades de conseguir sus metas. El tiempo libre no sólo debe aprovecharse para divertirse, también puede emplearse para mejorar algunas de las mejores cualidades en los más pequeños de la casa.

De esta forma, hay una amplia oferta con resultados muy positivos para los más pequeños y que además de liberarlos del estrés, ofrecerán otros beneficios para los mismos:

- Lectura de libros. ¿Qué duda cabe de que la lectura es una habilidad con muchos beneficios? Aquellos que leen amplían su vocabulario y presentan menos faltas de ortografía.

- Pasear por el parque. Mucho tiempo se pasa sentado en una silla, el tiempo libre es un buen momento para moverse. El parque presenta muchas opciones para pasarlo bien, desde un simple paseo hasta la práctica de ejercicio como jugar con el balón.

- Excursiones. Llega el fin de semana, ¿por qué no una excursión? Ya sea al campo para disfrutar del aire libre y enseñar la importancia del medio ambiente o a casa de los abuelos para fomentar los vínculos familiares.

- Museos. Los hay de muchos tipos, desde galerías repletas de cuadros y otras obras de arte hasta los que nos muestran cómo es el espacio exterior. Y lo mejor, en todos ellos hay una lección por aprender.

- Tarde con los amigos. Salir a jugar al parque, ir al cine a ver una nueva película. La oferta es amplia, pero lo importante es potenciar las habilidades sociales del niño y que no lo haga todo en solitario.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Excursiones educativas para niños

- Ideas para que tus hijos no se aburran en verano

- Remedios contra el aburrimiento de los niños

- Ideas para potenciar la creatividad en casa

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.