Grasas, ¿cuáles son recomendables y en qué medida?

   La alimentación es uno de los temas más importantes en la vida de cualquier persona. El viejo refrán que dice "somos lo que comemos" es una realidad y si no se cuida lo que se pone en la mesa, muchos problemas pueden aparecer en la vida de cada persona. Por ello hay que saber qué productos son recomendables y en qué medida se deben ofrecer.

   Una buena dieta ha de ser equilibrada y no se debe excluir ningún ingrediente. En este punto, las grasas son uno de los productos que más confusión pueden crear. Habitualmente se las considera como nocivas para la salud, sin embargo desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, se recuerda que son un nutriente fundamental y que no todas deben ser excluidas de la dieta.

   ¿Qué son las grasas y qué tipo hay?

   Desde AEP se define a las grasas como un nutriente esencial en la dieta y que cumplen con funciones energéticas y que modulan el comportamiento alimentario, garantizando la supervivencia en épocas de frío y permitiendo aguantar el ayuno. Además, también sirven en el transporte de vitaminas liposolubles y aportan cierto sabor a los alimentos en los que están presentes.

   Una dieta sin grasas no es saludable ni recomendable. Eso sí, hay que saber qué tipo de grasas con las que conviene incluir en la dieta y aquellas que es mejor mantener lejos y consumirlas de forma totalmente excepcional. También hay que tener en cuenta que el aporte calórico que tienen es del doble que los hidratos de carbono o las proteínas.

   En cuanto a los tipos que existen, hay que recordar que este nutriente está compuesto por ácidos grasos. Por ello es importante identificar estos componentes y saber qué funciones tienen cada uno de ellos y las repercusiones que pueden tener sobre el organismo:

   - Ácidos grasos saturados. Muy presentes en alimentos de origen animal, lácteos y derivados. También se encuentran grandes cantidades en aceites tropicales como los que se fabrican a partir de coco, o los de palma y palmiste. A la hora de comer productos con este tipo de grasas hay que limitarlos en la dieta ya que incrementan los niveles de colesterol haciendo aumentar los niveles de enfermedades cardiovasculares.

   - Ácidos grasos insaturados. Se trata de los ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados. Ambos ayudan a disminuir los niveles de colesterol. En este grupo destaca especialmente los de la familia del omega-3, que tienen un papel importante en la prevención de las enfermedades degenerativas y que se puede encontrar en pescados azules, aceite y semillas de lino, y en las nueces. Los monoinsaturados están muy presentes en productos como el aceite de oliva o frutas como el aguacate.

   Grasas recomendables para los niños

   Una vez reconocidos los tipos de grasas que existen, las insaturadas se presentan como un nutriente benigno para el niño. Estos son algunos alimentos en los que están presentes:

   - Frutos secos, especialmente las nueces. A los menores de cinco años no se les debe dar el fruto seco entero, por el riesgo de atragantamiento.

   - Semillas oleaginosas, como las semillas de lino o chía. Se aconseja triturarlas o molerlas para que sean más fáciles de absorber por el intestino. Si se ingieren enteras lo más probable es que no se digieran y se excreten intactas en las deposiciones.

   - Pescado azul. Preferiblemente elegir variedades salvajes y de pequeño tamaño para evitar acumulación de metales pesados. Si se adquieren en conserva, mejor al natural y no bañados en aceite.

   - Aceites vegetales, especialmente el aceite de oliva, especialmente el virgen extra.

   - Aguacate, rico en ácidos grasos monoinsaturados, como se ha comentado anteriormente.

   La cantidad de grasas consumida en los países del mundo occidental actualmente es superior a la aconsejada. Para mejorar la dieta de los niños se recomienda disminuir el contenido de este nutriente en el menú habitual, especialmente las saturadas. Por el contrario, se aconseja el consumo de aquellas de origen vegetal en especial el aceite de oliva virgen extra

   Abusar de alimentos grasos y especialmente aquellos preparados mediante fritura como, aumenta el valor calórico de la dieta y contribuye a la obesidad.

   Damián Montero

Te puede interesar:

Los niños y las verduras en su alimentación

Las claves de una dieta saludable

- 10 falsos mitos de la alimentación

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.