Actualizado 26/03/2021 12:58 CET

Inmunonutrición, alimentación para mejorar nuestras defensas

La inmunonutrición ayuda a prevenir enfermedades reforzando las defensas de nuestro organismo.
La inmunonutrición ayuda a prevenir enfermedades reforzando las defensas de nuestro organismo. - ISTOCK

La mejor medicina es la prevención. Cuidar de nuestro sistema inmune es una de las mejores herramientas para evitar enfermedades. Son muchas las maneras que tiene el ser humano para asegurar su salud en este sentido. Una de ellas es la alimentación, porque al fin y al cabo como reza el viejo refrán "somos lo que comemos". Y esta es la máxima que mantiene la inmunonutrición.

Tal y como indican desde la Revista Española de Nutrición Comunitaria la inmunonutrición relaciona alimentación y sus efectos en las defensas de nuestro organismo. Esta rama tiene en cuenta aspectos como los sistemas endocrino, nervioso e inmune. Hay que tener en cuenta que la microbiota intestinal tiene un papel fundamental no solo en el tracto gastrointestinal.

Nutrición y sistema inmune

Tal y como indican en la Revista Española de Nutrición Comunitaria el sistema inmune es una compleja red de defensa que protege al organismo frente los agentes dañinos para él. Gracias a esta respuesta se pueden articular respuestas ante las sustancias conocidas como antígenos. Hay multitud de fatores implicados en la etiología de las enfermedades, entre ellos el sistema inmune.

El sistema inmune se compone de tres niveles de defensa: barreras anatómicas y fisiológicas, inmunidad innata o inespecífica e inmunidad adaptativa. La nutrición juega un papel importante en el correcto desarrollo de estas defensas, además de colaborar en su buen funcionamiento a lo largo de la vida. Es aquí donde entra en juego la inmunonutrición.

Una mala dieta en la que no se cubran las necesidades adecuadas de nutrientes, puede dar lugar a alteraciones en las defensas del organismo que hagan que este no ofrezca la respuesta adecuada a la aparición de agentes infecciosos. Los alimentos tienen un papel muy importante en el desarrollo del sistema inmune y en su desarrollo. Por ejemplo, el déficit de energía puede hacer que el cuerpo humano no tenga la suficiente fortaleza para luchar contra potenciales enfermedades.

Una microbiota intestinal saludable es un atributo positivo de salud, mientras que su desequilibrio se asocia a diferentes alteraciones de salud. De esta forma, una dieta adecuada asegura un buen estado de salud y una correcta respuesta sobre enfermedades relacionadas con la obesidad, el síndrome metabólico, intolerancias, las afecciones inflamatorias del intestino y el síndrome del colon irritable. Además, el sistema nervioso central también está implicado a través de las vías de comunicación entre el cerebro y el intestino.

Claves de una buena nutrición

Dada la importancia de la nutrición en la respuesta inmune del organismo, es clave cuidar la dieta y la manera en la que se come. Estas son algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud:

- Disfrutar de la comida, ingerir alimentos despacio y hacer de estos momentos eventos en compañía de otras personas.

- Basar la alimentación en productos naturales, evitando consumos de ultraprocesados en el día a día, así como la ingesta excesiva de grasas y azúcar.

- Empezar el día con un buen desayuno, nunca saltándose esta comida que debe ser equilibrada e incluir lácteos, fruta y cereales.

- Cocinarlos propios alimentos, hacer de la preparación de menús una actividad compartida.

- Ser crítico con los mensajes e información sobre nutrición que se reciben, en especial con los anuncios de televisión.

- Acumular al menos dos horas de actividad física y reducir el sedentarismo.

- Optar por el agua en lugar de otras bebidas a la hora de hidratarse.

- Incorporar las verduras en las comidas.

- Optar por aceite de olvida para preparar la comida en lugar de otros productos con una mayor cantidad de grasas.

- Incluir el pescado a menos una vez a las emana y disminuir las carnes procesadas como fiambres o embutidos.

- Reducir el consumo de sal y azúcar para cocinar.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los peligros del tupper

- 5 razones nutricionales para disfrutar del queso

- Las claves de una dieta saludable

- 10 falsos mitos de la alimentación

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea