Una persona con sobrepeso ve la comida como una recompensa

La comida es mejor recompensa para las personas con sobrepeso
Foto: ISTOCK Ampliar foto

¿Qué hace que una persona con sobrepeso siga comiendo a sabiendas de que no es lo que le conviene? ¿Por qué consume productos de grandes grasas si es consabido que no serán beneficiosos? Saber cómo funciona la mente de alguien con este problema ayuda a iniciar un tratamiento correcto.

Un mejor conocimiento sobre lo que ocurre en su interior significa que existen mejores posibilidades de iniciar un tratamiento para contrarrestar su enfermedad. Ahora gracias a un trabajo del Centro Mente, Cerebro y Comportamiento, perteneciente a la Universidad de Granada, los profesionales están un poco más cerca de saber lo que sucede dentro del cerebro de las personas con sobrepeso y obesidad.

¿Dinero o comida?

Como si de un premio se tratase, el cerebro de las personas con sobrepeso y obesidad entienden la comida como la mejor recompensa. Incluso que el dinero. Así lo ha determinado la Universidad de Granada tras analizar un total de 81 casos compuestos por 21 personas con obesidad, 21 con sobrepeso y 39 dentro de los parámetros recomendados en función de su altura.

A todas estas personas se les fue presentando distintas imágenes de alimentos que variaban desde productos saludables como frutas y verduras hasta los menos recomendados por su alto nivel en grasa como hamburguesas y otros tipos de comida basura. Tras mostrarles estas fotografías, los investigadores les preguntaron cuánto dinero estarían dispuestos a pagar por cada uno de estos artículos.

Por otro lado también se les hizo una prueba en donde debían apretar un botón siempre que vieran aparecer una estrella en una pantalla. En caso de acertar, recibirían una compensación económica.

Mejor valoración de la comida

Los resultados de ambas pruebas determinaron que a medida que era más alto el Índice de Masa Corporal, IMC, la comida era valorada como un artículo de mayor valor que el dinero. Es decir, los cerebros de las personas con sobrepeso y obesidad reaccionaron ante la idea de poder recibir uno de los platos presentados que ante la posibilidad de percibir dinero por acertar una pregunta.

Al contrario, las personas de menor peso y aquellas con un IMC dentro de los parámetros recomendados para su altura reaccionaron mejor ante la posibilidad de recibir dinero por su acierto. Es a partir del umbral entre un IMC entre 27 y 32 cuando las personas empiezan a restar importancia a la recompensa económica a favor de la opción de conseguir alimentos con altos niveles de grasas y azúcares.

Mejores tratamientos futuros

Los investigadores afirman que descubrir cómo funciona el cerebro de las personas con sobrepeso y obesidad en lo concerniente al circuito de recompensa ayudará a proyectar mejores tratamientos contra estos problemas. Una buena forma de aprovechar estos datos sería focalizar la mente de estos pacientes ante otros estímulos y hacer que sientan que han recibido un premio de otro modo.

Por ejemplo apostar por tratamientos donde el cerebro de estas personas con sobrepeso vean el hecho de haber perdido kilos como una recompensa que haga que su cerebro se sienta bien cada vez que recibe esta noticia y haga que el sujeto se anime a seguir trabajando. Del mismo modo también se recomienda que estos sujetos eviten en la medida de lo posible anuncios de comida rápida y otros elementos que puedan activar este circuito cerebral.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo prevenir la obesidad infantil

- Comer en familia previene la obesidad

- Ejercicio en la infancia

Cuándo tenemos que empezar a vigilar el sobrepeso infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.