¡Tómate en serio la obesidad infantil! Es el primer paso para acabar con este problema

Ejercicio y un buen entorno, las claves para prevenir enfermedades.
ISTOCK - Archivo

En la actualidad la obesidad infantil se ha convertido en un problema que requiere de la atención de todos. Por ello son muchos los programas que apuestan por un estilo de vida más sano en donde intervengan tanto la enseñanza de buenos hábitos alimenticios como la promoción de un estilo de vida más sano donde el deporte sea un elemento común en el día a día de todos.

Un ejemplo es el proyecto iniciado por la Unidad de Gestión Clínica de Medicina Interna del Hospital Regional de Málaga y del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga. Una iniciativa donde han participado 130 menores de entre 4 y 9 años con un claro objetivo: prevenir la obesidad en las nuevas generaciones.

Cómo implantar hábitos saludables contra la obesidad

Los responsables de esta iniciativa indican que el 23% de la población infantil andaluza presenta sobrepeso u obesidad. Una situación que a la larga se traduce en el desarrollo de patologías cardiometabólicas en la edad adulta, por lo que se hace evidente llevar a cabo una intervención en edades tempranas.

"El objetivo primordial es dar a conocer, dentro del ámbito familiar, las herramientas necesarias, tanto nutricionales como físicas, que ayuden a estos menores a implantar para el resto de su vida hábitos de vida saludables", explica María Rosa Bernal, co-investigadora responsable del grupo 'diabetes, obesidad y otros factores de riesgo vascular.

Este estudio, que tendrá una duración de tres años, tras un primer análisis, determinó que los participantes realizaban poco ejercicio físico con un alto nivel de sedentarismo debido al consumo de muchas horas de las nuevas tecnologías y un bajo consumo de alimentos saludables. En una primera toma de contacto, observaron que 949 menores padecían obesidad y que, parte de ellos, presentaba una alta resistencia insulínica e hiperinsulinemia compensatoria, con una elevada ingesta lipídica y escasa de vitamina D. Además, sus perfiles lipídico y glicémico presentaban niveles sanguíneos por encima de los valores normales.

"Encontramos que el 30% de nuestra población tenía ya un aumento del grosor de la íntima-media carotídea al inicio del estudio. Estamos analizando si la situación ha revertido tras la modificación del estilo de vida durante este primer año en nuestra población", explica María Rosa Bernal.

Buenos hábitos alimenticios para frenar el sobrepeso

¿Cómo inculcar estos buenos hábitos alimenticios? Desde la American Association of Retired Persons se ofrecen los siguientes consejos:

- Ser el ejemplo. Los niños aprenden imitando a sus mayores. Al implementar buenos hábitos los padres deben servir como modelo. No se recomienda introducir cambios que no siguen los mayores o que no envuelvan a toda la familia por igual.

- La mesa es para compartir. Se recomienda comer solo durante las comidas y cuando se comparte con la familia para evitar el picoteo, algo que además mejora la capacidad de comunicación, promueve el rendimiento académico y reduce las conductas de riesgo en la adolescencia.

- Comer sin prisas. El tiempo razonable para que un niño esté en la mesa es de 20 a 30 minutos. Se recomienda comer con calma ya que de esta forma el cerebro puede enviar las señales al estómago de que se ha recibido suficiente alimento.

Damián Montero

Te puede interesar:

10 claves para que los niños hagan ejercicio físico

- Claves para evitar la obesidad infantil

- Obesidad infantil: la mayoría de los médicos responsabiliza a los padres

- 10 consejos para prevenir la obesidad en adolescentes

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.