Hinchables para niños: normas para un uso seguro

Castillos hinchables para niños
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Ahora que han llegado las vacaciones de verano toca pensar en actividades para ocupar todo este tiempo libre. Los niños después de tantos meses de colegio buscan divertirse y los castillos hinchables presentes en ferias, algunos parques o en cumpleaños, porque incluso pueden ser alquilados por los padres para fiestas privadas, son una de sus actividades favoritas. Sin embargo, jugar en los hinchables con precaución es fundamental como advierte la AEP.

Hay que tener cuidado con los hinchables ya que pueden provocar más de una lesión al niño si no se usan de forma adecuada o se tienen en cuenta algunas nociones de seguridad. Por ello, la Asociación Española de Pediatría, AEP, ofrece una serie de recomendaciones para que los padres puedan estar tranquilos una vez que sus hijos se monten en estos castillos hinchables.

Lesiones que se producen en los castillos hinchables

Durante el uso de los castillos hinchables pueden producirse accidentes y darse varias lesiones, las más comunes son los esguinces y fracturas, siendo estas últimas las más comunes en menores de cinco años. Estas son producidas por las numerosas caídas que se producen dentro del castillo o por el choque con otros niños que están en el interior que chocan entre sí.

Castillos hinchables para niños

Otras de las lesiones más comunes son los hematomas producidos también por las caídas y choques, y las rozaduras y quemaduras culpa de la fricción con la lona del castillo hinchable. En cuanto a las zonas más castigadas del niño, son en las extremidades y el cuello donde más heridas se producen en este sentido. Por último los pediatras también alertan sobre los traumatismos que aunque son menos comunes que el resto de lesiones, sí que se producen más de lo que se piensa y entrañan una de las lesiones más graves que puede sufrir un niño en el interior de un castillo hinchable.

En cuanto a los motivos por los que se producen dichas lesiones, la AEP señala que en muchas ocasiones estas son ocasionadas por la falta de supervisión de lo que ocurre dentro del castillo y por una excesiva aglomeración de niños que hace imposible que estos choquen. Otra de las razones que esgrimen los pediatras para que se produzcan estos accidentes es un mal anclaje o que en el interior de este recinto haya niños de distintas edades y tamaños.

¿Qué debes tener en cuenta si alquilas un castillo hinchable?

En los últimos años se ve cómo cada vez más padres incluyen un castillo hinchable en las celebraciones de sus hijos. Ya sea como parte de un pack en un restaurante familiar o por cuenta propia para la celebración del cumpleaños, comunión u otro evento en donde sus hijos participen. Por ello, la AEP también ha elaborado una serie de recomendaciones para los padres que tengan esta intención:

1. Sólo el personal cualificado debe montar y desmontar el castillo. Abstenerse de levantar este producto uno mismo.

2. Han de emplearse cuerdas de amarre resistentes al mismo tiempo que anclajes adecuados para impedir que los amarres se suelten. Se establecerán, al menos, 6 puntos de anclaje.

3. El castillo ha de colocarse en una superficie plana, retirando piedras, palos y cualquier otro elemento que sobresalga.

4. Se ha de establecer un perímetro de seguridad alrededor del castillo que nunca menos de un metro.

5. El castillo ha de estar lejos de ramas de árboles y del tendido eléctrico.

6. Si el castillo se monta en un interior hay que cerciorarse de que las paredes estén lejos y de que el techo quede varios metros por encima de la parte superior del mismo.

7. Debe haber una superficie blanda a la entrada del castillo.

Antes de montar en un hinchable, toma nota

¿Sabías que las caídas son la primera causa de hospitalización en niños? Prevenirlas es fundamental y por eso, conviene poner en práctica estas recomendaciones antes de usar los castillos hinchables:

1. La entrada y la salida han de estar despejadas todo el tiempo.

2. Antes de que el niño entre al castillo se deberá quitar de los zapatos, complementos como relojes o pulseras, gafas, y otros objetos que pueden ser punzantes.

3. Queda prohibido introducir comida, bebida, ni ningún tipo de mascota.

4. Se ha de advertir sobre realizar volteretas, juegos bruscos, ni subirse o colgarse de las paredes.

5. En la medida de lo posible, los niños han de alejarse de la entrada y de las paredes del castillo.

6. En caso de que el castillo comience a desinflarse, los niños deben bajar y se parará la actividad.

7. Si la meteorología adversa también se recomienda que los niños abandonen el castillo y detener la actividad.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los peligros de los flotadores y manguitos para bebés y niños

- Prevenir accidentes: ¿podemos hacer niños prudentes?

- Las caídas son la primera causa de hospitalización en niños

- Golpes y fracturas en los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.