Cómo afrontar la pérdida de un bebé

Afrontar la pérdida de un bebé
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Perder a un bebé durante el embarazo es un duro golpe para cualquier pareja que pase por dicha situación. Antes de la llegada del bebé, todas las parejas se preparan con ilusión, esperan al bebé con ganas de verle la carita y tenerle en brazos, preparan al detalle su llegada, disponiendo de todo lo necesario para su cuidado y atenciones.

Con estos actos se genera ya un vínculo afectivo, se crea un proyecto vital al que empezamos a dar forma y sobre todo rozamos el sueño con las manos. La pérdida del bebé durante el embarazo supone la pérdida de la ilusión, la pérdida de ese proyecto común, de esos vínculos que estaban esperando ya salir y el sueño se convierte en pesadilla.

Claves para afrontar la pérdida un bebé

1.   La pérdida del bebé tras un aborto espontáneo puede suponer para muchas parejas un golpe del que es difícil salir. Perder el bebé va a suponer un duelo profundo y cargado de implicaciones del que es necesario salir, el proceso de duelo será duro pero irremediable para afrontar la situación.

2.   Buscar puntos en común, un apoyo y consuelo mutuo, y entregarse de nuevo a nuevas ilusiones son algunos de los puntos clave para afrontar la pérdida del bebé.

La pérdida del bebé

La pérdida del bebé supone un duro golpe para los progenitores. Los días, semanas y meses que siguen a la pérdida suelen ser muy difíciles y dolorosos. Tras un primer momento de shock, llega el momento de darse cuenta de la pérdida y aparecen una mezcla de emociones que abruman la conciencia y generan malestar y sensaciones desagradables, afectando a nuestro día a día.

Cualquier pérdida siempre supone un desajuste emocional importante, los afectos que teníamos situados en esa persona, nuestros proyectos y pensamientos quedan desubicados y precisan de un reajuste que se enmarca dentro del proceso de duelo. En el caso de la pérdida de un bebé el golpe suele ser más intenso, por lo inesperado, ilusiones y gran carga emocional.

Las emociones experimentadas tras la pérdida del bebé

La pérdida del bebé desencadena un bucle emocional controvertido, complejo y doloroso caracterizado por una fluctuación de emociones difusas y dolorosas que caracterizan el duelo. Algunas de las emociones que suelen experimentarse tras la pérdida del bebé son: tristeza, dolor, culpa, enfado, ira, desesperación, frustración, etc... Estas emociones son naturales y necesarias para afrontar la pérdida, la muerte del ser querido. El proceso de duelo es inherente a la pérdida y debe pasarse para afrontar la misma.

Es normal que estas emociones se manifiesten en  el comportamiento diario y en los quehaceres habituales, algunas de las manifestaciones más comunes son las siguientes:

-   Parecer ausente.
-   Mostrarse irritable.
-   Falta de apetito y problemas de sueño.
-   Incapacidad de concentrarse.
-   Agotamiento físico y mental, no tener ganas de hacer nada.

El proceso de duelo

El proceso de duelo es natural y necesario para que se produzca el reajuste psicológico que permite aceptar, entender y afrontar la situación. Las emociones experimentadas con la pérdida, son muy dolorosas, pero son necesarias para poder afrontarla.

Las fases del proceso de duelo son las siguientes:

1.   Rechazo (negación): en esta fase cuesta aceptar y entender lo sucedido, nuestra conciencia trata de negar lo ocurrido en un mecanismo de defensa desesperado.

2.   Enfado. Cuando tomamos conciencia de la realidad, aparece el enfado.

3.   Dolor emocional. Es la fase más complicada, y se caracteriza por una mezcla difusa de pensamientos y emociones.

4.   Aceptación. Finalmente se llega a la aceptación, sin culpas, sin enfados, se deja fluir las emociones y poco a poco cumplen su función.

El duelo, lleva a la superación de la pérdida, según los estudios, esta superación supone un proceso de redimensión del dolor y reafirmación del propio yo. Este proceso es cuestión de tiempo, así poco a poco, a medida que pasa el tiempo, aunque el duro golpe no se olvida y deja una huella que acompañara siempre a los progenitores, la vida comenzará a volver a la normalidad.

Consejos para afrontar la pérdida de un bebé

1.   Acepta tus emociones y sentimientos, sean los que sean. Deja que cumplan su función y tomate tu tiempo, ten en cuenta que es un duro golpe y que necesita de tiempo para afrontar la situación.

2.   Date tiempo. Cada persona es diferente, pero es normal que el proceso tenga sus altibajos, algunos días parecerá que todo vuelve a la normalidad y otros la tristeza te invada de nuevo.

3.   Tomate tiempo para ti mismo/a. El proceso de duelo supone un proceso íntimo y personal que requiere tiempo para uno mismo.

4.   Busca aficiones o hobbies que mantengan tu mente ocupada en algo. El tiempo para uno mismo es importante, pero también lo es desconectar de vez en cuando del dolor.

5.   Entiende que el proceso de duelo es único y personal y que cada persona lo vive de un modo diferente. Es fundamental que entiendas que tu pareja puede tener un proceso de duelo diferente al tuyo.

6.   Prepárate para tensiones en el seno de la pareja. Entre las emociones asociadas a la pérdida están el enfado, la frustración, etc. Es normal que las tensiones florezcan en estas situaciones.

7.   Busca el apoyo de tus seres cercanos, de tu pareja y otros familiares.

8.   Habla sobre tus emociones, deja que estas salgan de algún modo, puedes probar también a escribir o dibujar.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

- Muerte de un ser querido, cómo superar el duelo

- Cómo hablar de la muerte con un niño

- El duelo, cómo afrontan los niños la pérdida de un ser querido

- Cómo explicar la muerte a los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.