Nuevas medidas contra el tabaquismo pasivo de los niños

El humo de segunda mano y los niños
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Aunque muchos padres desconozcan el efecto real del tabaco en sus hijos, el denominado "humo de segunda mano", es decir, el tabaquismo pasivo, es muy agresivo cuando son los niños los que lo inhalan. La razón estriba en que está compuesto en gran parte por el humo residual del cigarrillo que se genera después de otra persona lo haya inhalado.

De esta manera, algunas sustancias como el monóxido de carbono o el alquitrán penetran con mayor facilidad en las vías respiratorias de los niños, afectando a su proceso de desarrollo, y al crecimiento y formación de las células.

Un reciente estudio realizado por el Departamento de Medicina de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, sobre los efectos dañinos de la exposición al humo del tabaco en los niños, que estaba basado en los datos de los análisis de orina, reveló que el 90 por ciento de los niños fumadores pasivos, es decir, que viven en hogares con padres fumadores, presentaban importantes niveles de agentes tóxicos procedentes del tabaco, que al estar acumulados provocan distintas enfermedades respiratorias como asma, bronquitis, neumonía, enfermedades de oído, infecciones, alergías y más posibilidades de desarrollar cáncer en el futuro.

Además, se ha demostrado que los niños fumadores pasivos son más vulnerables a desarrollar tabaquismo en la edad adulta. Y es que según los últimos datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, uno de cada tres jóvenes de entre 16 y 24 años es fumador,  y  España el país europeo en el que más padres hasta un 92 por ciento reconoce fumar en casa. Por este motivo, numerosos países están intentando proteger a los niños del humo del tabaco de segunda mano.

Reino Unido prohibirá en fumar en los coches

Proteger la salud de los niños en el coche evitando que sus acompañantes fumen el interior del vehículo es el objetivo de la nueva normativa que entrará en vigor en el Reino Unido el próximo mes de octubre. La nueva norma prohibirá fumar a los conductores de los coches que lleven como pasajeros a niños.

La medida no es una novedad, ya que sigue los pasos de otros países como Australia, Sudáfrica, algunas regiones canadienses y estados norteamericanos. Chipre es el único lugar en Europa donde hay en vigor una normativa similar. En total, 342 parlamentarios británicos votaron a favor de la aplicación de esta medida, mientras que solamente 74 la rechazaron.

Los infractores de esta normativa, es decir, los conductores o pasajeros que enciendan un cigarro dentro del coche cuando viajan con niños, tendrán que enfrentarse a multas de 64 euros, el equivalente a 50 libras.

Tres millones de niños son fumadores pasivos durante sus trayectos en coche, y según datos de la Asociación Médica Británica (BMA), el humo del tabaco en el interior de los coches puede resultar hasta 11 veces más tóxico que el de los bares y 23 veces más que el que se puede concentrar en una casa. Según la Fundación Británica del Pulmón (BLF, en sus siglas en inglés), más de 430.000 niños están expuestos cada semana de forma pasiva al humo dentro de los coches.

Marisol Nuevo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.