Francia estudia prohibir la presencia de smartphones en clases

El país vecino estudia prohibir el uso de los smartphones.
ISTOCK

Las nuevas tecnologías son algo común en las nuevas generaciones. Sin embargo, el uso de algunos de estos dispositivos como los smartphones por parte de los más pequeños genera un gran debate en la sociedad. ¿A qué edad deben empezar a usarse estos dispositivos? ¿Se debe permitir su utilización? ¿En qué momentos está recomendada su utilización? En Francia lo tienen claro, el colegio no es un buen contexto para us uso.

Si bien el país galo no niega los beneficios que pueden tener estos dispositivos en los más pequeños, también es consciente de los peligros que pueden contribuir para los mismos. Por ello el ministro de educación francés señala que el uso de smartphones por los más pequeños debe estar coartado no solo en las clases, sino en tood momento en el que el niño esté en el recinto escolar.

Salud pública

Tal y como señala el medio Frances Info, Jean-Michel Blanquer, ministro de Educación de Francia, la conexión a internet de los más pequeños no es algo imprescindible. El miembro de la ejecutiva gala explica que no pasa nada porque los más pequeños se queden un rato desconectados, especialmente en horario lectivo ya que no es bueno que los alumnos pasen tanto tiempo delante de las pantallas.

Cuidar de la exposición de los más pequeños a las pantallas es cuestión de "salud pública" según el ministro galo. La intención es que ni siquiera los más pequeños usen estos dispositivos durante los recreos para favorecer otras áreas de los más pequeños y que socialicen entre ellos. El objetivo es que los niños jueguen y no centren tanto tiempo en estos dispositivos.

La decisión de Francia no es la primera que advierte del uso de las nuevas tecnologías para los más pequeños. Otros estudios como el de la Universidad Estatal de Bridgewater, en Massachusetts mostraron que los alumnos de menor con smartphones eran mucho más propensos a ser víctimas de bullying en la red. Al mismo tiempo, la presencia de estas tecnologías en loas jóvenes también incrementaba las probabilidades de que ellos mismos se convirtieran en ciberacosadores. Unos resultados que dan un toque de atención a los padres, quienes deben tener en cuenta muchos factores antes de otorgar uno de estos dispositivos a sus hijos.

A través de los smartphones los niños tienen oportunidad acceder a un mundo en línea, en el que pueden implicarse tanto de forma positiva como negativa. Un aspecto en donde destaca especialmente la relación con sus compañeros a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Este acceso constante aumenta las probabilidades de que los estudiantes envíen o reciban textos o mensajes impulsivos.

Por ello los autores del estudio aconsejaron a los padres que tomen en cuenta los peligros potenciales que pueden tener los smartphones para los niños de edades tempranas. "Muchos padres con frecuencia mencionan los beneficios de dar a su hijo un smartphone, pero nuestra investigación sugiere que dar esos dispositivos a los niños pequeños podría también acarrear riesgos imprevistos", explica Elizabeth Englander, una de las autoras del estudio.

El acceso a las nuevas tecnologías

¿Qué deben tener en cuenta los padres antes de comprar un smartphone a sus hijos? Estos son algunos consejos antes de decidir su compra:

- Necesidad del smartphone. Puede que en determinadas circunstancias sea necesario tener un primer teléfono móvil. Muchos padres se sienten más seguros si sus hijos se pueden comunicar con ellos, por ejemplo, porque recorren solos largas distancias para asistir a clase o practican algún deporte en horas tardías. Pero si no hay una necesidad real, debemos frenar el impulso del deseo tanto tiempo como sea posible.

- Todo el grupo lo tiene. El problema que se nos plantea como padres es que los smartphones son los nuevos sistemas de comunicación de nuestros
hijos con su entorno. Tendremos que valorar en qué punto puede ser más perjudicial para ellos mantenerlos apartados de su grupo de iguales que evitar que accedan a las redes.

- Madurez personal. Uno de los indicadores que nos permitirá comprobar en qué momento nuestros hijos pueden disponer de un teléfono será el grado de madurez personal. Necesitamos asegurarnos de que han alcanzado esa madurez porque, una vez que tengan el dispositivo en la mano, ya no habrá forma de ponerle puertas al campo. De modo que tendremos que haberlos capacitado para el pensamiento crítico que les permita elegir lo bueno y desechar lo malo.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Nativos digitales, una generación de hijos diferente

- Smartphone, cómo educar para un uso responsable

- El primer teléfono móvil de los niños: enséñales a usarlo

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.