Vuelta al cole: revisa la vista de los niños

- THINKSTOCK

Quedan pocos días para la vuelta al cole y son muchos los padres los que se preocupan por el rendimiento que tendrán sus hijos durante este curso. Recopilamos los libros, la ropa adecuada, nos preocupamos por las amistades que harán este nuevo curso... Pero, ¿revisamos a fondo la vista de nuestros hijos? Casi tres de cada cuatro casos de fracaso escolar están asociados a un problema de visión.

Dentro de nada estarán sentados en las aulas, por ello, ahora en la vuelta al cole se da el momento idóneo para revisar a fondo la salud visual de los niños, ya que su correcto desarrollo escolar depende de forma directa de que su visión funcione de manera óptima. Casi el 75 por ciento de los casos de fracaso es colar están asociados a problemas de visión.

No basta con un examen rutinario, apunta Eduardo Ladrón de Guevara, director del Instituto Federópticos, que nos advierte que "si sólo se realizan pruebas rutinarias de control de salud visual, se pueden pasar por alto hasta un 60 por ciento de las anomalías. Los exámenes visuales que se realizan en los colegios sólo abarcan un 5por ciento de los problemas visuales y es necesario poder detectar la globalidad".

Factores a tener en cuenta para la salud visual de los niños

- Movimientos oculares relacionados con la lectura.

- Estudio de la binocularidad o visón en 3D.

- Refracción visual o graduación del ojo.

- Examen de la salud ocular.

- Habilidades visuales de percepción relacionadas con el aprendizaje.

El 25 por ciento de los niños en edad escolar llevan gafas al sufrir de algún problema de visión como miopía, ojo vago o hipermetropía, lo que si no se trata en su momento, puede afectar negativamente a su rendimiento académico.

Además, las exigencias visuales de la última década han ido en aumento por el uso de dispositivos móviles, tablets, consolas y ordenadores, que hacen que el número de niños con miopía se haya multiplicado por dos.

Cuándo debemos empezar a preocuparnos por la vista de los niños

Son varios los síntomas que nos pueden servir de alarma para saber si realmente el niño tiene problemas de visión:

- Ver la pizarra o la televisión.

- Problemas de concentración.

- Dolores recurrentes de cabeza.

- Visión doble de los objetos.

- Dolor ocular.

- Fatiga visual y constante, nerviosismo o irritabilidad después de una tarea.

- Situaciones y posturas forzadas para leer o escribir.

- Párpados rojos o hinchados y frotamiento frecuente de los ojos.

- Parpadeos continuos, bizquear u otras deformaciones faciales cuando lee.

- Padecer de fotofobia.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- 10 consejos para prevenir problemas oculares

- 10 consejos para preparar la vuelta al cole

- Visión infantil: las revisiones oculares

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.