Actualizado 13/01/2022 11:54

Cómo conseguir que tu hijo comparta sus secretos contigo

Así puedes conseguir que tus hijos te cuenten sus secretos y establecer una buena comunicación on ellos.
Así puedes conseguir que tus hijos te cuenten sus secretos y establecer una buena comunicación. - ISTOCK

Los padres son un apoyo para sus hijos, sin embargo hay ocasiones en las que este vínculo no se aprovecha todo lo que se debería. Y es que, cuando se trata de compartir secretos con un adulto, los menores se encierran y prefieren confiar en amigos, conocidos, o compañeros de clase. De esta forma, se pierde u gran consejo que esté avalado por la experiencia que los años dan, y que podría ayudar a resolver problemas.

A los padres les toca acercarse a sus hijos, demostrarle que son personas dignas de su confianza, y, en especial, hacerles ver que se les puede entender muy bien. Una misión que parece imposible, pero que la psicóloga Dolors Mas enseña a conseguir a través de una dinámica de acercamiento con los más pequeños de la casa.

Padres, pero ni amigos

Los padres deben ser conscientes de que demostrar una mayor cercanía a sus hijos no quiere decir que haya que convertirse en sus amigos. Este es un error de muchos padres que, a la larga, termina creando inseguridad y, hasta ansiedad, ya que hace diluirse la barrera del respeto que debe mantenerse hacia las figuras paternas. Este vínculo no es complementario de la autoridad que conlleva la paternidad, sino que la anula.

De esta forma, cuando un padre intenta imponer una norma, puede encontrarse con que no es tomada en serio por sus hijos ya que estos la ven llegar de una amistad y no de una autoridad. Es, desde el rol que concede la paternidad desde el que hay que acercarse a los jóvenes para conseguir conocer sus secretos y que confíen en nosotros, no rebajándose hasta desarrollar una comunicación horizontal.

Cuando un hijo no cuenta lo que le sucede

Cuando un padre se encuentra con que su hijo le ha ocultado una información, se siente engañado. Sin embargo, hay que entender que hay ciertos temas que pueden causar vergüenza, en especia durante la adolescencia. De hecho, en muchas ocasiones querrán compartir estas inquietudes con la figura paterna, pero no saben cómo hacerlo, por ello la comunicación debe ser un pilar fundamental en la crianza, desde edades tempranas.

Para poder establecer una buena comunicación, ante todo, debe existir un clima de confianza en que cualquier cosa se pueda contar sin miedo a que una parte se escandalice, riña o castigue y sin que la otra parte se sienta juzgada, oculte información o prefiera a otras personas para explicar "sus cosas" y, todo ello, sólo es posible si, a la vez, existe un respeto mutuo en que los padres fomenten que sus hijos sean autonómos y no invadan ni su privacidad ni su intimidad.

Desarrollar un clima comunicativo

Establecer una buena comunicación con los hijos puede ser una tarea difícil, pero hay qu trabajar en la misma. Estos son algunos errores que no deben cometerse a la hora de hacerlo:

- Ignorar a los hijos por temor a la discusión No todas las conductas pueden ser ignoradas y, muchas veces, los padres pasan por alto cuestiones muy importantes que merecerían una larga conversación con los hijos.

- Hablarles estando nerviosos. Cuando se quiere hablar con los hijos, es importante escoger el momento y lugar adecuado, incluyendo el estado de ánimo propio, porque, de lo contrario, la conversación acabará convirtiéndose en una discusión.

- No respetar su intimidad. Es importante no invadir el círculo intímo de los adolescentes ya que estos son muy celosos del mismo.

- No saber escuchar. Cuando esto ocurre, los adolescentes creen que sus padres no les entienden.
Por el contrario, estos son algunos consejos con los que mejorar la comunicación con los hijos:

- No hacerles preguntas que sólo admitan como respuesta sí/no ya que impides que los hijos se puedan explicar.

- No darles ordenes de manera autoritaria. Es mucho más productiva una sugerencia ya que, de lo contrario, el hijo se sentirá controlado.

- Ser empático.

- No infravalorar a los hijos.

- Tener unas "islas" en que se pueda hablar con los hijos sin interrupciones de teléfonos, móviles, televisión, etc. Pero es muy importante respetar este espacio y sus normas.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La escucha activa: ¿qué significa el gesto de ponerse a la altura de los niños?

- Cinco pasos para hablar con un adolescente

Trucos para hablar con tus hijos adolescentes

Relaciones entre padres y adolescentes