Actualizado 14/12/2021 14:21 CET

12 buenos propósitos para educar a los niños en valores

Archivo - Empieza un nuevo año: una oportunidad para educar mejor
Empieza un nuevo año: una oportunidad para educar mejor - ISTOCK 

Un nuevo año comienza y, con él renovamos la ilusión y nos proponemos adoptar nuevos hábitos y buenos propósitos en nuestro día a día para crecer como personas y como padres y mejorar cada día.

En primer lugar (y aunque parezca obvio) debemos pasar más tiempo juntos. La familia es una prioridad de primer orden y es fuente de cariño y felicidad. Y además, es fundamental que nuestros hijos crezcan y se fortalezcan como personas con todo nuestro apoyo y enseñanzas, que les guiarán en el futuro. 

12 propósitos para iniciar este 2022 en familia

Estos buenos propósitos os pueden servir de guía para priorizar algunos hábitos educativos desde casa:

1. Educar a nuestros niños en valores. Enseñarles a ser solidarios, a compartir sus juguetes con los demás niños, a desarrollar su empatía, su sentido del deber...

2. Estimularlos y motivarlos intelectualmente. Leerles cuentos y enseñarles a leer, llevarlos al teatro, a exposiciones, dejarles que den rienda suelta a su creatividad...

3. Organizar horarios. Adecuar tus necesidades a las de los pequeños de la casa. Seguir una rutina diaria de sueño, comidas y otras tareas es fundamental para su equilibrio.

4. Cocinar con ellos. Es bueno que (alcanzada cierta edad) comienzan a tener nociones de cómo se preparan sus recetas favoritas y ayuden en la cocina. Esto hace que se vayan ganando nuestra confianza y su autoestima se refuerce. Además, es importante que poco a poco vayan colaborando en las tareas de la casa: pueden empezar por cuidar y recoger sus juguetes, poner la mesa, hacer la cama, etcétera.

5. Amor a los animales. Muchas veces, los niños desarrollan su sentido del compromiso y del afecto desinteresado cuidando a sus mascotas o jugando con las de sus amiguitos.

6. Ayudarles a abandonar los pañales y el chupete paulatinamente.

7. Enseñarles a hacer cosas de forma independiente: atarse los cordones, bañarse, comer, vestirse solos...

8. Tener paciencia y escucharlos y, a la vez, aplicar disciplina y límites.

9. Ver películas y series en inglés con ellos para aprender juntos un segundo idioma.?

10. Apuntarles a algún deporte. Que pasen menos tiempo frente a televisión, dispositivos electrónicos o videoconsolas.

11. No estresarse innecesariamente ni discutir en su presencia. Por el contrario, hablarles con cariño y darles amor. Esto ayuda a desarrollar su autoestima.?

12. Habituarles a seguir los hábitos de higiene adecuados: lavarse las manos antes de las comidas, cepillarse los dientes a diario.

Por último, es una realidad que muchos padres pasan por unos días engorrosos durante estas fiestas porque no saben gestionar ni aplicar correctamente los límites a los niños para que puedan respetar sus hábitos y sus horarios. Por este motivo, es fundamental también jugar y pasarlo bien con ellos, y, sobre todo, ¡reír mucho! para crear un vínculo afectivo fuerte entre padres e hijos.

Como siempre en cuestiones educativas, la empatía, paciencia y ciertas normas son esenciales y sin ellas no será posible que las rutinas puedan efectuarse.

Con estas recomendaciones, los niños podrán divertirse y aprender hábitos esenciales que les ayudarán durante su crecimiento. Disfrutarán estas fiestas y podrán vivir la Navidad de la mejor forma posible.

Manuel Sánchez Gutiérrez. Fundador de Brains Nursery Schools

Te puede interesar:

- Los niños y sus propósitos de Año Nuevo: 5 consejos para cumplirlos

- 5 propósitos saludables para el Nuevo Año

- Un calendario familiar para los buenos propósitos