Actualizado 24/04/2022 20:07

Detectar depresión en jóvenes, el papel del colegio

El colegio puede ayudar a detectar la depresión para comenzar el tratamiento adecuado.
El colegio puede ayudar a detectar la depresión para comenzar el tratamiento adecuado. - ISTOCK

No solo hay que velar por la salud física, también el bienestar mental precisa de la atención de todos. La depresión no es solo cosa de adultos, los jóvenes también pueden ser víctimas de la misma. Y, como ya se ha dicho, es misión de los adultos en su entorno aprender a detectarla y tratarla. Objetivo al que no solo deben aspirar los padres, sino también sus centros educativos.

Coordinar las acciones en casa, relacionadas con la detección de la depresión, es muy importante. Con este fin, desde el Hospial Sant Joan de Déu se explica a los padres lo que pueden hacer los colegios en este sentido. Todo ello basándose en la evidencia que hasta la fecha hay gracias a diversos estudios como el realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania.

El papel del colegio en la detección de la depresión

Hasta la fecha se han realizado diversos estudios con los que se evalúa la importancia del colegio en la detección de posibles síntomas de depresión y que podrían pasar desapercibidos en otros entornos. Las conclusiones indican que los estudiantes que pasaban por un examen en entornos académicos tenían casi seis veces más de posibilidades de ser identificados con problemas de salud mental y dos veces más de probabilidades de comenzar un tratamiento a tiempo.

De esta forma, un cribado en clase aumenta la posibilidad de éxito en la identificación de síntomas depresivos y el tratamiento entre los adolescentes. Una confirmación del valor de los centros académicos en el cuidado de la salud mental. Sin embargo, no hay que confiar toda la responsabilidad en colegios e institutos y los padres deben asumir su papel a la hora del seguimiento de estos problemas de salud mental.

Compromiso de los padres con la depresión

Una vez que los colegios advierten de los problemas de salud mental en adolescentes, los padres deben asegurar el inicio del tratamiento correspondiente. Entre los pasos a dar es dar el consentimiento pertinente para que en el centro académico también se lleven a cabo las medidas necesarias y evitando los posibles peligros que existan en el hogar y guarden relación.

Tal y como indican los profesionales de la Clínica Mayo el primer paso, antes de aplicar el tratamiento adecuado, es detectar cuál es el problema. Estas son algunas posibilidades:

- Ansiedad. Esta depresión se traduce en inquietud constante o preocupación por el futuro, o pérdida del control

- Melancolía. Esta depresión se relaciona con la pérdida de algo que solía causar placer y tiene síntomas como despertar demasiado temprano, empeoramiento en el estado de ánimo, cambios importantes en los hábitos alimenticios y sentimientos de culpa, nerviosismo o lentitud

- Características atípicas. En este caso se aprecian síntomas como depresión que la capacidad de estar por momentos alegre como consecuencia de eventos felices, mayor apetito, aumento excesivo de sueño, sensibilidad al rechazo y pesadez en brazos o piernas.

El tratamiento dependerá del tipo y la gravedad de los síntomas. Lo habitual es aplicar una terapia de conversión y medicamentos. Si el joven experimenta un cuadro severo es posible que necesite vigilancia permanente y un seguimiento constante por parte de los adultos a su alrededor.

Damián Montero

Contador

Más información