La presión social causante del consumo de cannabis en adolescentes

El consumo de cannabis y alcohol fruto de la presión social.
ISTOCK

La lucha contra el consumo de determinadas sustancias por parte de la juventud se ha convertido en una de las prioridades de la sociedad. El primer paso para frenar estas actitudes es comprender por qué se producen, qué lleva, por ejemplo, a un menor de edad a fumar cannabis aunque previamente numerosas campañas de prevención hayan advertido de los peligros del mismo.

Sobre este asunto ha tratado el Estudio sociológico cualitativo sobre el consumo de alcohol y cannabis entre adolescentes y jóvenes, elaborado por Socidrogalcohol. Un informa en donde se analizan los motivos que empujan a los jóvenes a iniciarse en estas prácticas tan peligrosas a sus edades y a poner en peligro su desarrollo.

Presión social

Un total de 144 jóvenes conformaron 12 grupos de discusión en donde exponían sus ideas y percepción sobre el consumo de alcohol y cannabis. Estos participantes también debían indicar las consecuencias que estas actitudes podían tener en sus familias. Las conclusiones de este estudio demostraron que la percepción de los riesgos de estas ingestas era baja.

Mientras que drogas como heroína, cocaína, éxtasis o speed sí que eran consideradas como peligrosas, en el caso del cannabis no se relacionaba con un alto riesgo. Por otro lado, el alcohol tampoco se veía como una sustancia capaz de causar un grave daño en el organismo. En cuanto al tipo de consumo, las bebidas etílicas suelen tomarse en grupos más grandes, mientras que el de cannabis se hace en colectivos más pequeños.

Lo que sí comparten el consumo de alcohol y el de cannabis es el origen de su consumo. Los jóvenes que se inician en ambas prácticas señalan la presión social como la base de esta decisión. El hecho de que todos en el grupo fumen marihuana o ingieran estas bebidas hace que ellos quieran hacer lo mismo con tal de encajar. En el caso del cannabis el hecho de sentirse rebelde y estar rompiendo la norma.

También sorprende el hecho de que muchos jóvenes indiquen que consumen alcohol o cannabis para sentirse "más felices" y de este modo evitar la realidad de su día a día en el que se sienten más frustrados. Destaca que muchos adolescentes se quejen de que sus padres muestren más preocupación por la imagen que da este consumo que de las consecuencias que tiene para su salud.

Retos para el futuro

Tras ver la apreciación que tiene el consumo de alcohol y cannabis que tienen los jóvenes de hoy en día, desde Socidrogalcohol se propone este decálogo con los retos más importantes e inmediatos propuestos para frenar estas prácticas en jóvenes:

- Incrementar la edad de inicio del consumo.

- Promover cambios en la educación, trabajar la autoestima y la socialización.

- Generar y presentar nuevos modelos sociales y personales, que no estén centrados en la inmediatez y la falta de esfuerzo.

- Incrementar la percepción de riesgo sobre el alcohol y el cannabis.

- Reclaman acción desde la familia, la escuela, el asociacionismo para el ocio y la sensibilización y la concienciación.

- Lucha por un futuro ideal.

- Perciben una normalización de consumos: cambiar la percepción de normalidad en la sociedad, en especial en determinados contextos.

- Advertir sobre el peligro de 'las otras drogas', en las que incluyen el tabaco, y creen que las drogas de iniciación son alcohol y cannabis.

- Reclamar el papel de la familia y su protagonismo en el establecimiento de normas de conducta.

- Sociedad y Administración, tareas incumplidas. Piden educación real y se quejan de la poca implicación social y administrativa.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cannabis: el 36% de los nuevos consumidores son adolescentes

- El test de Tennant detecta el consumo de marihuana o hachis

- 10 cosas que quizás no sabes acerca de la marihuana

Cómo saber si consume drogas

¿Por qué los adolescentes caen en las drogas?

¿Qué deben hacer los padres para prevenir las drogas?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.