Actualizado 28/03/2021 18:31 CET

Dime cómo es tu familia y te diré qué vocabulario aprende tu hijo

La familia representa el primer escenario en el que el niño empieza a adquirir habilidades para comunicarse.
La familia representa el primer escenario en el que el niño empieza a adquirir habilidades para comunicarse. - ISTOCK

Para leer más

La familia es el primer entorno de aprendizaje de los niños. Si bien el colegio se convierte en otro escenario de interiorización de conocimientos, el hogar facilita las bases para este futuro. Un buen ejemplo es que es en este contexto donde los bebés desarrollan e interiorizan las destrezas necesarias para hablar y comunicarse, lo que implica la adquisición de vocabulario.

Tal y como indican Laurel Perkins y Jeffrey Lids en su estudio el aprendizaje de un idioma, al igual que cualquier que otro, es un proceso alargado en el tiempo. En primer lugar, se sientan unas bases que luego se irán incrementando. Esta primera base la compone la familia, el hogar donde nace el niño. Esta es la primera base del puzzle que conformará el vocabulario de una persona.

Adquisición del lenguaje

Tal y como indican los responsables de este trabajo, el niño depende del hogar en el que ha nacido para desarrollar un vocabulario u otro. Las personas que aprenden lo hacen observando cómo se comunican las personas de su alrededor, interiorizando estos modelos como propios. Por ello, los padres, hermanos y cualquier otra persona presente en estos momentos, se convierte en fundamental para el aprendizaje.

Un niño, que está aprendiendo a hablar, reconoce las fórmulas sintácticas que emplean las personas a su alrededor como el canon que debe realizarse. En torno a los 20 meses un niño es capaz de reconocer las estructuras de las preguntas que contestan a las 5 'w' (quién, dónde, cuándo, cómo y por qué), a los 15 meses ya cuenta con las destrezas necesarias para identificar estas cuestiones.

Por tanto, se identifica los 15 meses como el momento en el que un niño interioriza un vocabulario y lo interpreta de acuerdo a su intencionalidad. Por tanto, lo aprendido a esta edad (en el terreno lingüístico) podría permitir intuir cómo se desenvolverán los hijos en otros entornos de comunicación, ya sea en el colegio, como en sus relaciones con amigos u otras personas cercanas.

Importancia del entorno

Teniendo en cuenta que a los 15 meses los niños son capaces de ofrecer una respuesta a aquellas peguntas formuladas bajo la premisa de las 5 'w', es obvio pensar que a esta edad poseen un conocimiento aportado, básicamente, por su familia. Por ejemplo, los niños que poseen un menor bagaje en este sentido, eran menos capaces de brindar una contestación en ese sentido.

De esta forma, la familia pasaría a ser el primer filtro de los niños en su relación con el resto del mundo, Es su hogar el que le permite identificar determinadas estructuras y les brinda el vocabulario que necesitan para responder ante determinadas circunstancias. Una transición entre los distintos puntos en los que un niño emplea el lenguaje, desde su desconocimiento, hasta su necesidad de uso en el día a día.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 10 ejercicios para ayudar a los niños a expresarse

- Hablar con frases largas a los niños favorece el desarrollo de su lenguaje

- ¿Cómo podemos ayudar a los niños a expresarse correctamente?

- Hablar en público: oratoria, una asignatura pendiente