Actualizado 11/12/2021 17:36 CET

Disfruta y coge a tu bebé en brazos, 'a pesar de lo que te digan'

Coger al niño en brazos contribuye a mejorar el desarrollo delular de los bebés.
Coger al niño en brazos contribuye a mejorar el desarrollo delular de los bebés. - ISTOCK

Coger a tu hijo en brazos es uno de los mayores placeres que todo padre puede sentir. Y es que tenerlo tan cerca no solo es una grata sensación, también ayuda a fomentar el vínculo familiar. Por si fueran pocos esto motivos para mantener esta cercanía, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Cambridge afirma que apostar por esta cercanía tiene otros efectos, apenas perceptibles a simple vista.

Y es que, según los datos de este trabajo, coger a los niños en brazos tiene efectos hasta en su ADN. Sin duda, un motivo más para decidirse por esta actividad que, tan a menudo, es criticada por otros padres. Una nueva visión que se centra en los cambios moleculares en el bebé que ha contado con este contacto físico durante sus primeros años de vida.

¿Cómo cambia el bebé al cogerlo en brazos?

Para desarrollar este estudio se contó con la participación de 94 niños con una edad cercana a las 5 semanas de vida. A todos sus padres se les pidió que llevasen un diario del comportamiento de los niños, en él debían notar actividades como el descanso de los hijos, si estos se quejaban o no. Al mismo tiempo, los progenitores debían indicar la frecuencia y duración del contacto físico con los más pequeños.

Al cumplir los 4 años y medio, los responsables de este trabajo tomaron una respuesta de los niños que habían participado en este trabajo. Los resultados de los análisis desvelaron que aquellos pequeños que habían demostrado un comportamiento más angustioso durante su primera infancia, eran los que menos contacto físico habían tenido. Al mismo tiempo, presentaban un perfil molecular por debajo del desarrollo medio, así como un retraso respecto al estado de las células que se supone debían tener a esa edad.

Datos que demuestran cómo algo tan simple como coger al niño en brazos puede asegurarle un mejor desarrollo a niveles que no pueden percibirse a simple vista. De esta forma, se refutan perspectivas que indican que este tipo de contacto físico con los hijos puede llegar a malcriarlos. Al mismo tiempo, se brinda una nueva razón para esta cercanía con los más pequeños de la casa y garantizarles todos estos beneficios.

¿Coger al niño en brazos lo malcría?

Hay muchos padres que coger al niño en brazos puede llegar a malcriarlos, haciendo que se acostumbren y a reclamar en todo instante permanecer de esta manera. ¿Qué hay de real en esto? Según indican desde la Asociación Española de Pediatría y Atención Primaria, AEPap, indican que todo dependerá del hijo, pero no hay evidencia alguna que indique que este tipo de contacto físico tenga efectos negativos en el desarrollo.

De lo que sí hay evidencia es que de coger a los bebés en brazos les proporciona una calma y seguridad, permitiendo que desarrollen su personalidad de forma tranquila. También que aquellos niños que se han criado sin mucho contacto físico presentan problemas emocionales al crecer. Algo que se vincula directamente con la teoría de que el apego ayuda a desarrollar el vínculo emocional entre los hijos y sus padres.

Además, los niños que han tenido un mayor apego durante su infancia suelen ser más activos y exploradores. Por ello desarrollan de mejor forma sus capacidades intelectuales, emocionales y sociales. Por otro lado, no hay que preocuparse pesando en que no se debe coger a los niños en brazos ya que se les estaría malcriando, sino nunca olvidarse del desarrollo de su autonomía y permitirles explorar a medida que crecen y se van alejando de sus padres.

Damián Montero

Te puede interesar:

Crianza con apego: las 8 claves de la crianza natural

- Los beneficios del ‘piel con piel’

- La lactancia materna vale la pena

- 10 beneficios de los portabebés ergonómicos

Para leer más