Actualizado 18/07/2021 10:44 CET

¿Cómo es el primer día de vida de un recién nacido?

Así es el primer día de vida de un recién nacido.
Así es el primer día de vida de un recién nacido. - ISTOCK

Ser padre es toda una aventura, en especial cuando se tiene un primer niño. Los primerizos tienen muchas dudas de difícil respuesta y que no son contestadas hasta que no nacen los más pequeños. Los recién nacidos son una caja de sorpresas, en especial en su primer día de vida. ¿Qué se puede esperar en esta primera jornada del bebé al nacer? Tras esperar 9 meses es el momento de conocer a los pequeños.

¿Qué aspecto tendrá? ¿Qué comportamientos son normales? ¿Puedo acercarme a mi hijo? Como se ha dicho no son pocas las dudas que aparecen en la mente de los padres que van a conocer a su recién nacido. Por ello desde la Fundación Nemours se ofrece una guía con los distintos puntos que deben esperarse en el primer día de vida del recién nacido. Una manera muy oportuna de irse preparando para los momentos después del parto.

¿Qué aspecto tiene el recién nacido?

El cine nos muestra bebés robustos y sanos, pero el recién nacido no se corresponde con esta imagen. Los bebés tras nacer son criaturas pequeñas, sus cabezas son ligeramente puntiagudas como resultado del paso a través del canal de parto. Esto es sólo temporal ya que esta zona irá tomando un aspecto redondeado en los siguientes días. También podrá sorprender que sea más grande que el resto del cuerpo.

También es posible que el bebé se vea "comprimido", ya que sus piernas y brazos se han mantenido doblados a la altura de las rodillas y de los codos mientras estaba en el útero. Después de meses de crecer en un espacio tan estrecho, esto es perfectamente normal. Las extremidades se enderezarán conforme el recién nacido crezca. También merece la pena observar los pequeños dedos de las manos y de los pies, así como las uñas delgadas como el papel; y a veces largas.

La piel del bebé recién nacido puede tener uno varios aspectos posibles; al principio puede ser roja, rosa o púrpura. Algunos pequeños nacen con una capa blanca denominada vérnix caseosa, que protege a su piel de la exposición constante al líquido amniótico en el útero. Esta capa se elimina con el primer baño. Otros llegan a este mundo muy arrugados y algunos, especialmente prematuros, tienen un aspecto suave y con pelo debido al lanugo, el cual se se cae después de una o dos semanas, un pelo fino que se desarrolla mientras están en el útero.

Los sarpullidos y las manchas blancas diminutas son también comunes en los recién nacidos. Éstos generalmente desaparecen en los primeros días o semanas después del nacimiento del bebé. El médico examinará al pequeño en las primeras 12 a 24 horas después del parto, y se asegurará de que los sarpullidos o manchas, si los hay, sean normales. Hay que recordar que el aspecto irá cambiando en las siguientes semanas y días conforme el hijo crezca.

¿Cómo se comporta el bebé el primer día?

Muchos primerizos se sorprenden al ver lo alerta que está un recién nacido. Inmediatamente después de nacer, los ojos del bebé están bastante abiertos, ya que pasan mucho tiempo estudiando caras, especialmente las de sus padres. Es posible que el niño se dé vuelta o reaccione al sonido de sus voces. Su bebé está utilizando todos los sentidos, incluídos el olfato y el tacto, para identificarla aún más.

El recién nacido llorará, dormirá y a veces mirará directamente a los ojos de los padres. Aunque su visión es borrosa, su bebé ve mejor las cosasque están a una distancia de alrededor de 20 a 38 cm. El pequeño sujetará el dedo si lo coloca en la palma de su mano. Y por supuesto, manifestará su deseo de comer.

Después de estar muy despiertos inicialmente, la mayoría de los recién nacidos están somnolientos durante aproximadamente las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para alimentarlos cada 2 a 3 horas para que se acostumbren al proceso y comiencen a recibir alimento. Si una madre está amamantando, ésta es también la mejor manera de provocar que suba la leche.

En cuanto a los padres, tene un bebé es una experiencia de enorme importancia, que cambia la vida. No hay que sorprenderse si se descubre que está sintiendo un amplio abanico de sentimientos. Es posible que experimente todo, desde euforia a preocupación a ansiedad a dicha incontenible. Y estas sensaciones pueden cambiar de manera repentina e impredecible. Además, la madre acaba de pasar por mucho esfuerzo físico. Muy probablemente esté exhausta, y ambos padres podrían comenzar a sentir los efectos de la falta de sueño.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Trucos para cuidar los dientes del bebé

- Claves en la dieta para evitar problemas dentales

- Dientes sanos, consejos de higiene para niños

- Cómo cuidar los primeros dientes de leche

Para leer más