Actualizado 30/11/2020 08:31 CET

Cuánto tiempo tardan las madres primerizas en sentirse seguras

Madre primeriza
Madres primerizas: ¿cuándo se sienten seguras? - ISTOCK

Ser madre es toda una experiencia en cualquiera de los casos. Sin embargo, tener un hijo por primera vez es un reto para toda mujer. Adaptarse a esta nueva situación y comprender que la familia ha crecido es un proceso que lleva tiempo hasta que la persona se siente segura para asumir la maternidad y perder los diversos, y comprensibles miedos, que lleva aparejado tener un niño.

Pero, ¿de cuánto tiempo estamos hablando? Según el estudio publicado en la revista Sexual and Reproductive Healthcare, el mínimo es de seis meses hasta que la madre se adapta a todos los cambios de la maternidad. Y es que, como en toda transformación en nuestras vidas, la llegada de un bebé trastoca todo y hay que adaptarse a una nueva situación hasta sentirse seguras en el nuevo rol como mamás.

La seguridad materna: más allá de los 9 meses

Puede parecer, a priori, que los 9 meses del embarazo sirven para prepararse de cara a la maternidad. Sin embargo, tras el parto, la realidad cambia y es el momento de poner en práctica todo. A esto hay que sumar las inseguridades que se sienten. La adaptación no es automática y tal y como demuestra los datos de este trabajo, el 25% d las participantes en el mismo indicaron bajos niveles de confianza y un estado anímico de tristeza.

El estrés también fue la nota común en este grupo de mujeres. Estos datos mejoraron tras los primeros 6 meses con el niño en casa. Un indicativo de que se había producido una adaptación a la situación de la maternidad y tras el que las mujeres habían recuperado la confianza. Un periodo en el que también se habían reducido algunos síntomas de ansiedad por creerse incapaz de cuidar a los hijos.

Y es que es inevitable que en la mente de las madres primerizas aparezcan preguntas como ¿podré cuidar al bebé? ¿Cómo saber cuando tiene hambre y se ha saciado? ¿Cuáles son las señales a las que se deben prestar atención? A ello hay que sumarle el estrés que trae el cambio de rutinas que conlleva la llegada de un nuevo miembro y la alteración de horarios de sueño.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Miedos de la madre primeriza: cómo afrontarlos

- Lactancia materna prolongada para madres primerizas