Actualizado 13/02/2021 19:48 CET

Vacuna contra la Covid-19 y lactancia, ¿son incompatibles?

Esto es lo que dice la ciencia sobre la influencia del coronavirus en la lactancia.
Esto es lo que dice la ciencia sobre la influencia del coronavirus en la lactancia. - ISTOCK

La vacuna se presenta como una de las grandes esperanzas contra el coronavirus. Gracias a estos inyectables la cantidad de personas inmunizadas frente a la Covid-19, sin embargo, la novedad de estos tratamientos de prevención, hacen que surjan numerosas dudas. En concreto, ¿hay algún grupo de población que pueda presentar efectos secundarios?

Uno de estos grupos con preguntas son las mujeres embarazadas. La gestación es un proceso delicado y en el que hay que prestar especial atención, no solo durante estos 9 meses, sino más allá en periodos como la lactancia. Para resolver estas dudas desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, se responden numerosas dudas al respecto para aclarar todas estas preguntas.

¿Qué dice la evidencia científica?

Tal y como indica desde AEP, la Unión Europea autorizó el uso de las vacunas frente a la Covid-19, en concreto (BioNTech & Pfizer y Moderna) y su uso en madres lactantes ha suscitado muchas dudas e inquietudes. Y es que algunos ensayos realizados no incluyeron mujeres que daban el pecho a sus hijos, y a que no se dispone de evidencias concluyentes de la transmisión del SARS-CoV2 al recién nacido, ni datos sobre la excreción de estas vacunas a través de la leche materna.

Teniendo en cuenta las recomendaciones provisionales del Comité Asesor de Vacunas de AEP, de la Asociación para la Promoción e Investigación en Lactancia (APILAM), de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al nacimiento y la lactancia y de otras organizaciones científicas nacionales e internacionales, el día 14 de enero de 2021 se emitieron las siguientes recomendaciones:

- La vacunación de la madre lactante frente al coronavirus es segura para la madre, para la lactancia y para el bebé. Se tratan de inyectables ARNm que no contienen microorganismos vivos y por tanto no tienen capacidad de infectar; no se ha demostrado la presencia de componentes activos en la leche; y la salud de la madre es clave para la lactancia y la salud de sus hijos.

- La madre debe recibir la mayor información posible por parte del sistema sanitario para tomar una decisión informada tanto sobre la lactancia como sobre la vacunación.

- Se debe valorar iniciar con normalidad y no suspender la lactancia materna en mujeres que reciban cualquiera de las tres vacunas frente al COVID-19 disponibles actualmente en nuestro país (Comirnaty, Moderna o AstraZeneca) y no demorar la vacunación si está indicada.

- Las mujeres que amamantan no son un grupo de mayor riesgo de enfermedad grave por COVID-19 y, por tanto, deben tener la misma oportunidad de vacunación que la población general.

- Se deben vigilar los posibles efectos adversos que se presenten y notificarlos.

Prioridad en la vacunación

¿Y qué dice AEP respecto a los casos en las que se recomienda la vacunación en las madres lactantes?

- Mujeres que tengan mayor exposición al virus, como trabajadoras de la salud, de residencias de mayores, trabajadoras esenciales de primera línea y otras trabajadoras esenciales.

- Mujeres con condiciones médicas de alto riesgo: cáncer, enfermedad renal crónica, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), afecciones cardiacas (insuficiencia cardiaca, enfermedad de la arteria coronaria o miocardiopatías), inmunodepresión por trasplante de órgano sólido, obesidad, anemia falciforme, diabetes mellitus tipo 2, enfermedad hepática crónica grave, síndrome de Down (sobre todo a partir de 40 años de edad).

Con evidencia media o baja: Asma moderada a grave, enfermedad cerebrovascular, fibrosis quística, hipertensión arterial, inmunodeficiencias, uso de corticosteroides u otro tratamiento inmunosupresor, condiciones neurológicas (por ejemplo, demencia), enfermedad hepática crónica moderada.

- Se debe tener una actitud proactiva en la vigilancia de los posibles efectos adversos y la notificación de los mismos, bien a través de los mecanismos dispuestos por las comunidades autónomas o bien directamente a través del sistema español de farmacovigilancia.

Damián Montero

Te ouede interesar:

- Coronavirus y embarazo: respuestas a todas tus dudas

10 cambios que experimentará tu cuerpo después del embarazo

Alimentación en el embarazo

Miedos de la madre primeriza: cómo afrontarlos