Actualizado 17/06/2015 12:37 CET

El gallo, el cerdo y el cordero. Fábulas para niños

El gallo, el cerdo y el cordero
Foto: SUSANA ROSIQUE Ampliar foto

Las fábulas para niños son cuentos infantiles que contienen una enseñanza, llamada moraleja, que ayuda a los niños a aprender valores.

La fábula El gallo, el cerdo y el cordero dará a los más pequeños una lección de tolerancia y les hará comprender que nuestra forma de actuar o pensar no es la única ni la más valida.

El gallo, el cerdo y el cordero, una fábula sobre la tolerancia

En una granja, un día un cochino

dijo al cordero: "¡Qué agradable,

qué feliz, qué estupendo destino

es el poder dormir! ¡Qué saludable"

Yo te aseguro, como soy un gorrino,

que no hay en esta vida miserable

gusto como tenderse a la bartola,

roncar bien y dejar rodar la bola."

Un gallo, por su parte, al cordero

dijo en otra ocasión: "Mira, inocente;

para estar sano, para andar ligero,

es necesario dormir parcamente.

El madrugar igual en julio que en febrero

con estrellas aún, es método prudente,

porque el sueño entorpece los sentidos,

y deja los cuerpos flojos y abatidos."

Confuso, ambos consejos coteja

el sencillo corderillo, y no adivina

que lo que cada uno le aconseja

es sólo aquello a lo que cada uno se inclina.

Moraleja de la fábula El gallo, el cerdo y el cordero


¿Qué enseña a los niños la fábula infantil El gallo, el cerdo y el cordero? Sentamos nuestro principio infalible nuestra propia forma de hacer las cosas, aunque puede que no sea la única ni la mejor manera de hacerlas.