Actualizado 01/06/2021 14:12 CET

4 cuidados personales para quedar embarazada de manera natural

Si quieres quedarte embrazada, cuidáte más
Si quieres quedarte embrazada, cuidáte más - ISTOCK

Cuando los meses pasan y la prueba de embarazo sigue siendo negativa es necesario replantearse un cambio de estilo de vida. Para lograr ese deseado embarazo de forma natural hay varios consejos que puedes incorporar a tu vida diaria para quedarte embarazada.

Actualmente, el 17% de las parejas tienen problemas para concebir un bebé de forma natural. La causa principal es la edad de los futuros padres, ya que la gran mayoría de las parejas están retrasando su maternidad y paternidad, y la capacidad reproductiva disminuye con el tiempo, reduciendo así las posibilidades de conseguir un embarazo de forma rápida y natural.

Aún así, la alimentación, el estilo de vida, el conocimiento de nuestro propio cuerpo y la gestión emocional y del estrés también puede afectar a tu cuerpo retrasando el momento de la maternidad. La realidad es que la búsqueda de un embarazo se ha retrasado en los últimos años y eso afecta en el porcentaje de éxito. Estefanía Hurtado, doctora en Bioquímica y Biología Molecular, y presidenta de la Asociación Española en Apoyo a la Fertilidad Natural (AEFENA), asegura que "en cada intento existe alrededor de un 25% de probabilidades de que un espermatozoide fecunde un óvulo y a ello hemos de sumarle la estimación de que sólo el 25% de los óvulos fecundados se implantarán en el útero; por lo que no es fácil quedarse embarazada a la primera. El proceso natural de quedarse embarazada tiene sus propios mecanismos, y según envejecemos las probabilidades disminuyen, porque los óvulos y los espermatozoides también envejecen".

Para mejorar la fertilidad, obtener óvulos de calidad, mejorar la calidad de los espermatozoides, cuidar el ciclo y el endometrio, equilibrar los niveles hormonales, y modular el sistema inmune, para aumentar las probabilidades de fecundación, de implantación, de obtener un embrión sano, y aceptar y proteger al embrión en el vientre materno son algunos de los objetivos que se pueden conseguir siguiendo una serie de cuidados naturales de la salud.

Artículo relacionado:
- Quedarse embarazada: probabilidades según tu edad

4 cuidados del cuerpo para ser padres

Si sabemos que queremos ser madres y padres en un futuro, debemos concienciarnos en cuidar nuestro cuerpo cuanto antes, para que cuando vayamos a buscarlo podamos conseguirlo de forma óptima. Por este motivo, la doctora Hurtado recomienda 4 cambios que puedes hacer desde hoy para mejorar tu fertilidad natural en el futuro.

1. Alimentación saludable. La alimentación mediterránea es de por sí una dieta fértil por incluir frutas, verduras, legumbres, semillas, frutos secos... y de fuentes frescas, evitando los procesados y los envasados; por eso es aconsejable seguir una buena dieta mediterránea cuando sabes que en algún momento de tu vida te gustaría quedarte embarazada. Además, siempre es bueno tomar suplementos durante la época de la búsqueda del embarazo, para asegurarnos que ciertos micronutrientes se encuentran en las concentraciones adecuadas.

2. Estilo de vida saludable. Hacer ejercicio moderado, evitar fumar, beber alcohol... "son los básicos que podemos hacer para mantenernos bien y no tener problemas en un futuro embarazo", segura la doctora Hurtado. Es muy importante, además, controlar el peso ya que el índice de masa corporal ha de ser el adecuado. Tener sobrepeso podría desencadenar alteraciones hormonales y metabólicas, como es la resistencia a la insulina, lo que influye negativamente en la fertilidad; pero también un bajo peso puede ser perjudicial. "Puede ocurrir que la madre esté muy delgada y el propio cuerpo, siendo sabio, le exija un poco más de peso para poder mantener bien al niño o niña en el vientre", advierte.

3. Conocer tu cuerpo. "El conocimiento es el mayor aliado de la fertilidad", destaca Estefanía Hurtado. Conocer nuestro ciclo menstrual y cómo funcionan los procesos reproductivos nos ayudará a tener una buena salud reproductiva y a detectar, si fuera el caso, que algo no está funcionando bien. Por ejemplo, si sentimos dolor en algún momento, o sangramos cuando no debemos o no nos viene la menstruación... todo ello son signos de que debemos hacer un chequeo y ver qué posible causa hay detrás para ponerle solución. Ello hará que podamos prevenir afecciones futuras que puedan retrasar nuestro embarazo. En el caso del hombre es igual, debería conocer su cuerpo y tener visitas periódicas con su profesional de la salud. "De todo esto nos tendrían que hablar, y enseñárnoslo cuando somos pequeños", remarca la doctora.

4. Gestión emocional y del estrés. El estrés es uno de los mayores enemigos de la fertilidad. Los estudios demuestran que cuando percibimos un estímulo como estresante y, sobre todo, si esta percepción se mantiene en el tiempo, las hormonas segregadas por el estrés, como el cortisol, pueden alterar muchos de los procesos de nuestro organismo, entre los que se encuentra la función reproductiva. Se producen cambios en la liberación de las hormonas sexuales, además de desencadenar un envejecimiento acelerado de nuestras células, entre las que se encuentran los óvulos y los espermatozoides.Por ello, "hemos de hacer un análisis de nuestras vidas, ver si tenemos aspectos estresantes y, si es así, reflexionar si podemos eliminarlos o, si por el contrario no se puede, debemos aprender a gestionar ese estrés que nos causa, para evitar su impacto en nuestro organismo", concluye.

Marina Berrio
Asesoramiento: doctora Estefanía Hurtado, especialista en Bioquímica y Biología Molecular, y presidenta de la Asociación Española en Apoyo a la Fertilidad Natural (AEFENA)

Te puede interesar:

- 10 cosas que debes hacer antes de quedarte embarazada

- La infertilidad y su impacto emocional

¡Hola mami!, emotivo vídeo en el que el bebé cuanta el embarazo

- Síntomas de embarazo

Para leer más