El aumento de peso en el embarazo

El aumento de peso en el embarazo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Durante el embarazo, ¿cuánto debo engordar? Esta es una de las preguntas que más dudas genera el embarazo. Sin duda, si hay uno de los temas al que una mujer embarazada le da más vueltas es al aumento del peso en el embarazo, sobre todo, cuando suele incrementarse en el último trimestre de la gestación.

Y no es de extrañar: los modelos estéticos que sigue la sociedad dejan fuera a las personas con sobrepeso y además, el control que lleva el ginecólogo del peso de la mujer embarazada, por la buena salud de la mamá y del bebé durante la gestación, puede dar lugar a que muchas se obsesionen por cumplir con las recomendaciones médicas o con recuperar su peso anterior al embarazo en un tiempo récord.

¿Cuál es el peso ideal que debe alcanzar una mujer durante el embarazo?

Lo cierto es que cada mujer es diferente, así como sus necesidades y sus hábitos de nutrición, tanto antes como durante el embarazo. Las hay que por costumbre comen más y les gusta de todo y otras son más escuetas en sus hábitos alimenticios.

Según los expertos, es recomendable que una mujer con un peso normal gane entre 11,6 y 16 kg, pero eso no quiere decir que mujeres que ganen más o menos peso no vayan a traer niños sanos al mundo. Y es que el tema del peso en el embarazo no parece ser una ciencia exacta.

No comas por dos dos, nútrete bien

Durante el embarazo se precisa energía adicional para solventar las necesidades metabólicas de la gestación. La mujer embarazada tiene que sintetizar muchos tejidos nuevos (como las glándulas mamarias), al mismo tiempo que engrosa el tejido uterino, aumenta el tejido adiposo, se desarrolla el feto y la placenta.

Las necesidades de energía varían en función del peso de la mujer antes del embarazo y del tipo de actividad física que realiza. En cualquier caso, con un aumento de 300 Kcal. diarias se consiguen cubrir las necesidades energéticas de la mujer embarazada. Sin embargo, esta energía no debe de proporcionarse de cualquier forma, sino adaptándola a las necesidades específicas de cada etapa de la gestación y utilizando aquellos alimentos que contengan los nutrientes adecuados. Salvo que las reservas maternas estuvieran agotadas al principio del embarazo, es conveniente que las 300 kcal. diarias se añadan sólo en el segundo y tercer trimestre.

Es bueno recordar que el crecimiento fetal "sólo" es adecuado cuando la madre tiene reservas suficientes en sus depósitos corporales. Por esta razón, son totalmente desaconsejables las restricciones calóricas a las que se someten algunas madres "por propia voluntad", desoyendo los consejos de los especialistas y con el único objetivo de preservar su figura. Igual de errónea es la creencia popular de que durante el embarazo la mujer debe "comer por dos" y siguen habiendo casos de aumento de peso gestacional de 20 a 25 kg., muy por encima de los 11,6 y 16 kg. recomendados en personas de peso normal.

¿Cuánto puedo engordar en el embarazo?

Por otro lado, es muy importante repartir las comidas a lo largo del día y no comer sólo cuando se tiene hambre. El desorden en los  horarios puede dar lugar a situaciones de hipoglucemia o de aumento excesivo de peso por estar continuamente "picando".

Si al quedarte embarazada tenías:

- Peso bajo debes engordar entre 12,7-18 Kg                            
- Peso normal debes engordar entre 11-15,9 Kg
- Peso excesivo debes engordar entre 6,8-11 Kg  
- En caso de embarazo gemelar debes engordar entre 15,9-20,4 Kg

¿De dónde sale el peso ganado?

Lógicamente, el peso ganado durante el embarazo se reparte por todo el cuerpo. Y el reparto aproximado es el siguiente, en el caso de que tomemos como promedio una ganancia de peso de 12,6 kg:
-   Volumen sanguíneo: 1,3 kg.
-   Pecho: 0,4 kg.
-   Útero: 1 kg.
-   Feto: 3,4 kg.
-   Placenta: 0,7 kg.
-   Líquido amniótico: 0,8 kg.
-   Grasa: 3,5 kg.
-   Líquido retenido: 1,5 kg (aunque puede llegar a los 4,5 kg).

El nacimiento del bebé supone la pérdida inmediata de cinco kilos, repartidos entre el pequeño, la placenta y el líquido amniótico. Además, la posterior lactancia ayudará a la madre a quemar calorías. Si la madre come bien y realiza ejercicio, recuperará su peso normal en poco tiempo.

Cristina Murcia

Te puede interesar:

- Dieta inteligente en el embarazo

- Embarazos de riesgo por peso inadecuado

- Vitaminas y minerales en el embarazo

- 10 cambios que experimentará tu cuerpo después del embarazo

- Consejos para vestir ben con unos kilos de más

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.