La importancia del calcio en el embarazo

Foto:
Foto: HACER FAMILIA Ampliar foto

El calcio en el embarazo es fundamental para formar el esqueleto del bebé y fortalecer el de la madre. Conseguir una dieta rica en este mineral y de forma natural es tarea fácil: sólo se debe seguir una alimentación variada y equilibrada, abundante en productos lácteos.

El bebé se encuentra en constante desarrollo, por eso necesita calcio para tener huesos y dientes fuertes y un corazón, nervios y músculos sanos. También ayuda a desarrollar un ritmo cardiaco y una capacidad de coagulación normales.

Beneficios del calcio en el embarazo 

Garantizar un consumo suficiente de calcio no solo ayuda al desarrollo del bebé. Sobre todo durante los últimos 2 trimestres del embarazo y el período de la lactancia, el consumo de calcio debe aumentar, ya que si el bebé no recibe el calcio suficiente para su correcto desarrollo desde la dieta, lo adquirirá de los huesos de la madre. Por este motivo, es importante proteger la masa ósea de la madre y así evitar que padezca de osteoporosis en el futuro.

Alimentarse de productos con calcio ayuda a que la madre suministre al bebé una leche materna más rica. Incluso diversos estudios han demostrado que el consumo de calcio durante el embarazo reduce el riesgo de padecer depresión postparto.

Consume alimentos ricos en calcio durante el embarazo

Las necesidades de calcio de la embarazada se sitúan en torno a los 1.000 mg al día. Para llegar a cubrirlas:

- Toma leche de vaca y sus derivados. Lo mejor es tomar leche semidesnatada, puede conservar todo el calcio y ayuda a controlar el aumento de peso en el embarazo. Además los lácteos son una fuente rica en fósforo y magnesio, que ayudan al cuerpo a absorver y a utilizar el calcio más eficazmente. Tomar un yogur, 200 gr de queso fresco o 50 gr de queso Emmental, te ayudará a cubrir estas necesidades. 

- Consume hortalizas verdes.  Alcachofas, col, espinacas, brócolis Además, no te olvides de las frutas y cereales.

- Incluye en tu dieta las sardinas en aceite, salmón, bacalao, anchoas Los dos primeros, al ser pescado azul, nos aportaran los beneficios del Omega-3.

- Toma frutos secos, legumbres y verduras, que además de ser ricos en calcio te aportaran Omega-3, vitamina E y cobre.

- Por último, puedes refrescarte tomando agua mineral rica en calcio.

Por el contrario, la absorción de calcio se verá dificultada por el consumo elevado de café, alcohol, falta de ejercicio o estrés. Todos ellos, como ya es sabido, deben de erradicarse de manera inmediata en el embarazo.

Noelia de Santiago Monteserín

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.