Actualizado 02/01/2020 11:07:36 +00:00 CET

Aprender a leer y a escribir: el misterio de las palabras

Aprender a leer y a escribir
ISTOCK - Archivo

La lectura cumple funciones tan importantes como instruir, educar, divertir, reavivar la imaginación, despertar el sentido crítico o desarrollar la capacidad de razonamiento. La animación a la lectura es un conjunto de actividades que, poco a poco, facilitan el contacto de niños y niñas con los libros y permiten la formación de buenos lectores.

Si queremos que nuestros hijos entren en el mundo de la lectura y escritura, debemos darles libros apropiados a su edad, ayudarles y escucharles cuando nos cuentan lo que han leído; es decir participar con ellos.

Para iniciarles en el gusto por estas técnicas hay que seleccionar los temas que preocupan al niño según su edad, su entorno social o su interés como: la fantasía, el humor, los deportes o la música. En general, es importante iniciar a los niños en la lecto-escritura con libros que resulten atractivos a simple vista y con un lenguaje asequible.

Artículo relacionado:
- 6 ejercicios para ampliar el vocabulario del bebé

¿Qué es leer y escribir?

El signo lingüístico está formado por:
- Concepto: es la idea que se te presenta al leer u oír una palabra; es el significado.
- Imagen: es la parte material de lo que dices o ves; es el significante.

Al leer seguimos el proceso siguiente: en primer lugar, percibimos visualmente un conjunto de letras. Inmediatamente después observamos uno a uno los sonidos descifrados. En un tercer momento, y como resultado final, se forma el signo lingüístico. La palabra se satura de contenido.

Al escribir, acontece algo similar pero a la inversa: El signo lingüístico ya está formado: tenemos el concepto y la representación de la voz. Analizamos uno a uno los signos de los sonidos. En un último momento, los sonidos se integran en la palabra escrita. Según lo dicho anteriormente, la lectura y la escritura son dos procesos distintos que se complementan; son las dos caras de una misma moneda. De ahí la lecto-escritura.

Gran interés por aprender a leer y a escribir

El niño de 6 a 8 años comienza y afianza de forma progresiva las técnicas de la lecto-escritura. Siente un gran interés por leer, pregunta mucho por los carteles que ve por la calle; se interesa por entender y descifrar cualquier anuncio publicitario, cartel o rótulo, que está a su alcance.

Hemos de aprovechar ese afán por querer saber. Comienza a leer palabras y frases, que ve en los cuentos. Hemos de insistir en la comprensión de esas palabras y frases, preguntándole sobre lo que acaba de leer y si lo ha entendido. Poco a poco irá cogiendo velocidad lectora, de manera progresiva. Ya a los 7 u 8 años puede leer cuentos con un texto mas amplio, según el proceso lector de cada niño.

A la par que la lectura, y habiendo trabajado mucho la psicomotricidad fina y grafomotricidad, el niño ya es capaz de empezar a escribir palabras y frases, con la direccionalidad correcta. Es importante, de cara a una buena caligrafía, que vaya situando esas letras, en cuadrícula. Le gusta copiar palabras y frases con sentido y hacer dibujos sobre lo que lee o escribe. Es capaz ya de inventarse frases referentes a una imagen. Le gusta también que le dicten palabras y más tarde frases. Quiere copiar frases o trozos de algún cuento. Puede escribir una carta o hacer una descripción breve, así como pequeñas narraciones.

Esta es la etapa clave donde se afianzan la lectura y la escritura, donde verdaderamente salen a la luz los problemas que repercuten en el aprendizaje de estas técnicas: dislexia, percepción, etc. Una incorrecta visión en el niño puede hacerle estancarse.

Literatura infantil: el misterio de las palabras

El aspecto lúdico, de juego, es el ingrediente esencial de una buena literatura infantil. Es importante saber que existe un tipo de libro para cada edad; así, de 6 a 8 años, el texto ha de ser sencillo y bien distribuido, corto y con diálogos, siguiendo el esquema: planteamiento, desarrollo, nudo y desenlace. La ilustración sigue siendo un aspecto muy importante. Aparece el interés por los cómics y por los elementos maravillosos e imaginarios. A partir de los 6 años se entra en el momento de paso de la letra manuscrita a la letra de imprenta.

Montse López. Profesora de Educación Infantil del Colegio Guadalaviar

Te puede interesar:

Trucos para enseñar a leer

- Juegos que ayudan a aprender a leer y a escribir

- Aprender a leer, ejercicios para niños

- Aprender a escribir, ejercicios para niños

- Requisitos para que los niños aprendan a leer