Decálogo del buen trato a los más pequeños

Cómo brindar el mejor cuidado a los más pequeños.
ISTOCK

¿Qué padre no desea lo mejor para sus hijos? Querer ofrecerles un trato excelente es una meta que todo progenitor se propone cuando llega un nuevo miembro a su casa. Desde hacerles reír con divertidos juegos hasta asegurarles una salud de hierro a través de una actividad física constante, una alimentación sana y equilibrada o de evitar su exposición a un entorno hostil.

Para este fin desde la Asociación Española de Pediatría y de Atención Primaria, AEPap, ofrece un decálogo para que los padres puedan ofrecer el mejor trato a sus hijos. Diez consejos que permitirán que los progenitores aseguren un correcto desarrollo a los más pequeños a lo largo de los años más importantes para asegurarles un gran futuro.

Decálogo del buen trato.

Según AEPap, estos son los puntos que deben asegurarse en el desarrollo de todo niño:

- Darle alimentos sanos, asegurarles un menú equilibrado y en donde las grasas saturadas queden reducidas al mínimo.

- No fumar delante de ellos, tratar de que su exposición al humo y a los productos químicos que este porta sea igual a 0.

- Respetar el calendario de vacunas para prevenir el contagio de determinadas enfermedades.

- Crear un entorno de juego seguro en casa, evitando que los niños puedan desarrollar estas actividades en salas donde exista riesgo para los mismos.

- Respetar las normas de circulación y de seguridad vial, tanto a la hora de conducir como en lo que a sistemas de retención infantil se refiere.

- Hacer que la lectura sea una actividad presente todos los días, leyéndole cuentos en cada jornada o incentivando que sean ellos quienes se sumerjan en estas historias.

- Demostrarles cariño de forma habitual a través de palabras y de gestos.

- Nunca usar la violencia para conseguir mejorar el comportamiento de los más pequeños de la casa.

- Dejar el móvil aparte en los momentos que se pasan juntos. La atención debe centrarse en los hijos.

- Escuchar siempre lo que dicen los niños cuando sientan la necesidad de comunicarse con los padres-

- Poner límites para que puedan hacerse cargo de sus responsabilidades y aprender que no siempre se saldrán con la suya.

- Enseñarles a respeta su cuerpo y a ser capaces de cuidar su salud, reconociendo peligros y otros aspectos que puedan comprometer su integridad.

- Nunca hacerlos partícipes de los problemas de pareja ni utilizarlos como árbitros en las disputas maritales.

Damián Montero

Te puede interesar:

-  El papel del padre en la educación de los hijos

- El modo masculino de educar

- El papel del padre en el embarazo

- Padres y madres educan diferente, y eso es bueno

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.