Ejercicios de respiración para controlar los nervios

Con estos trucos conseguirás que el niño aprenda a tranquilizarse
ISTOCK

Existen muchos motivos para que un niño se sienta nervioso. Una frustración ante un mal resultado en un juego, la sensación previa a un examen, un pequeño conflicto con un hermano o con un compañero de clase. Un asunto que hay que tener en cuenta ya que los más pequeños no saben manejar estas emociones y este estrés puede terminar por dominarlos y haciendo que pierdan el sueño o se ven envueltos en una pelea.

En estos casos la respiración puede ayudar a rebajar este nerviosismo en los más pequeños. Existen varios ejercicios que pueden ayudar a los niños a gestionar estas situaciones y con los que evitar los problemas derivados de estos de estos picos de estrés en los menores.

Respiración diafragmática

Tal y como explica Anna Huget. Psicóloga de la unidad de TDAH en la Fundació Sant Joan de Déu, el primer paso puede ser enseñar a manejar el aire a través de distintos juegos. Una opción muy interesante es hacerles soplar los juguetes que generan burbujas gracias al agua con jabón y a la exhalación de los más pequeños. La misión es que no se rompa la pompa, para lo que habrá que soplar de forma específica hasta conseguir este objetivo.

Posteriormente se pueden pasar a ejercicios más específicos como tumbarse en el suelo para realizar el proceso de respiración diafragmática. Los más pequeños deben aprender a cómo llenar su barriga de aire para luego expulsarlo. A medida que aprendan esta técnica, se le debe ir introduciendo variaciones como exhalar en tres tandas o respirar en varias sesiones.

Cuando terminan estos ejercicios se les puede preguntar qué tal se sienten y si han conseguido relajarse. En caso afirmativo se les debe animar a repetirlos la próxima vez que se sientan igual y explicarles en qué situaciones pueden usarlos para poder dominar sus nervios y hacer que aprendan a gestionar poco a poco las situaciones de estrés. Al mismo tiempo, estas respiraciones son una buena idea para cuando los progenitores vean a sus hijos demasiado alterados y los lleven a un rincón para calmarse y pensar.

Ejercicios de relajación para niños

Además de la respiración existen otros ejercicios que pueden ayudar a rebajar los nervios y que son muy beneficiosos para las situaciones de estrés. Estos son algunos de ellos:

- Relajación de Jacobson. Este método se basa en la contracción músculos o grupos musculares durante algunos segundos para después relajarlos de manera progresiva.

- 'Somos un globo'. Una vez que se ha enseñado los ejercicios de respiración, se les puede proponer a los niños jugar a un globo. Los padres indicarán cuándo hay que hincharse y cuándo deshincharse. Cuanto estén 'llenos de aire' se pueden mover con si en realidad estuvieran flotaran.

- Contar hacia atrás. Si el niño da síntomas de nerviosismo se les puede proponer un reto. Darle una cifra y preguntarles si son capaces de contar hacia atrás hasta llegar a cero.

- Cantar una canción. Un truco interesante es enseñar un canción a los más pequeños que tenga un tono suave y una letra que recordar en los momentos de mayor nerviosismo, de este modo se olvidarán de aquellas situaciones que les provocaron el estrés.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo afecta nuestro estrés a nuestros hijos

- Paciencia, el ingrediente básico para educar mejor

- Dormir tras un enfado afecta a la calidad del sueño

Los beneficios de aprender asertividad para los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.