Actualizado 15/01/2021 12:04 CET

Los beneficios de aprender asertividad para los niños

Beneficios de la asertividad para los niños
THINKSTOCK

La asertividad ha sido definida por los expertos como "la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás". La persona asertiva conoce sus propios derechos, los defiende, respeta a los demás, y no piensa sólo en ganar en una disputa o conflicto, sino en conseguir acuerdos beneficiosos para ambas partes.

En la sociedad actual, los adultos frecuentemente nos vemos inmersos en situaciones de competitividad, rivalidades y tensiones interpersonales que nos obligan a poner en juego, cada vez más, las técnicas de resolución de conflictos y comunicación positiva que conocemos a través de la experiencia, de nuestras lecturas o de cursos que hayamos podido hacer.

También contamos con un bagaje de habilidades personales y sociales que son fruto de las experiencias y mensajes que en su día nos transmitieron los mayores que nos rodeaban. Ahora somos nosotros quienes tenemos la responsabilidad de guiar a los más pequeños en su desarrollo social, y educarlos según los patrones de conducta interpersonal más adecuados. Entre ellos está el de ser asertivos.

Características de una persona asertiva

La asertividad va unida a una sana autoestima y se aprende con la práctica, no es innata. Para desarrollarla debemos reconocer las características de una persona asertiva:

1. La persona asertiva sabe decir "NO" o mostrar su postura hacia algo:
-   Manifestando, sin sentirse mal por ello, su propia postura ante un tema, petición, demanda.
-   Expresando un razonamiento para explicar y/o justificar su postura, sentimientos, petición.
-   Expresando comprensión hacia las posturas, sentimientos y demandas del otro.

2. Sabe reaccionar ante un ataque:
-   Expresando sus opiniones con serenidad y firmeza.
-   Pidiendo aclaraciones si hay algo que no tiene claro.

3. Sabe pedir favores cuando es necesario y expresar sentimientos:
-   Expresa gratitud, afecto, admiración...
-   Expresa insatisfacción, dolor, desconcierto...

Beneficios de ser una persona asertiva

1. Una persona tiene una conducta asertiva cuando defiende sus propios intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás le manipulen. Por su parte, es considerada con la forma de pensar y de sentir de los demás.

2. La ventaja de ser asertivo es que puede obtenerse lo que se desea sin ocasionar trastornos a los demás. Siendo asertivo se puede actuar a favor de los propios intereses sin sentirse culpable o equivocado por ello; dejan de ser necesarios la docilidad extrema, el ataque verbal o el reproche, formas inadecuadas de actuación que crean dolor y estrés.

Por el contrario, las conductas interpersonales opuestas a la asertividad son:

1.   La conducta agresiva: este tipo de conducta fomenta la pelea, la acusación y la amenaza, agredir a los demás sin tener en cuenta sus sentimientos. La ventaja de esta clase de conducta es que la gente no se atreve a enfrentarse a la persona agresiva, la desventaja es que no quieren tenerla cerca.

2.   La conducta pasiva: una persona despliega conducta pasiva cuando permite que los demás se aprovechen de ella, cuando no defiende sus intereses y cuando hace todo lo que le dicen sin importar lo que piense o sienta al respecto. La ventaja de comportarse como una persona pasiva es que raramente se recibe un rechazo directo por parte de los demás; la desventaja es que la persona se siente manipulada y acaba por acumular una pesada carga de resentimiento y de irritación.

Hay que tener claro y transmitir el hecho de que tanto el estilo de conducta agresivo como el pasivo, generalmente no sirven para lograr lo que se desea.

Ana Barrantes. Autora del blog Neuropsicología y Aprendizaje

Para saber más:
Neuropsicología y Aprendizaje Blog: Yo no me explico, tú no me entiendes

Te puede interesar:

- Ideas para enseñar asertividad a los niños

- La influencia de las emociones en la conducta de los niños

- Asertividad: cómo decir no

- Cómo potenciar la autoestima infantil