Cómo inculcar a los niños la idea de responsabilidad

¿Cómo Inculcar A Los Niños El Sentido De La Responsabilidad?
Foto: ISTOCK Ampliar foto

¿Cómo se hace alguien responsable? Desde luego que no de la noche a la mañana, este proceso es una tarea a largo plazo que comienza desde las edades más tempranas. Educar a los niños para que asuman este valor y aprendan a decidir por sí solos y con buen criterio no es algo que se consiga en un día.

Desde muy pequeños los niños deben aprender lo que significa la responsabilidad y asumir varios compromisos que se irán incrementando a medida que los hijos van creciendo. De esta forma poco a poco se conseguirá que se vayan transformando en adultos comprometidos y capaces de responder a todas sus obligaciones sin poner pegas ni tener que depender de nadie.

Qué significa ser responsable

Ser responsable es saber responder ante determinadas situaciones, hacerse cargo de los resultados y poner los medios necesarios para sacar adelante las tareas. Conocer la mejor forma de contestar ante determinados problemas y asumir un compromiso es algo muy serio.

Además la responsabilidad significa ser autónomo. Se trata de que respondan por su cuenta a situaciones problemáticas sin esperar a que nadie les resuelva la papeleta. Por tanto este valor también supone asumir las consecuencias derivadas de estas situaciones y aprender para la próxima ocasión. Nunca escurrir el bulto y echar la culpa a otra persona de que las cosas hayan salido mal.

Responsabilidades que se pueden enseñar

Viendo el significado de la responsabilidad no es raro preguntarse cómo enseñar todo esto a los niños. Cuál es el mejor modo de que aprendan este valor para convertirse en adultos comprometidos y de palabras que tengan buen criterio a la hora de decidir cómo responder a las situaciones difíciles. La respuesta está en el día a día, pequeñas actividades que hagan que este punto crezca en los niños:

- Poner y recoger la mesa. Si el niño se convierte en el responsable de poner y quitar la mesa siempre debe cumplir con su palabra. No sirve de nada que sean los padres quienes asuman esta labor en caso de que el menor no cumpla ya que de este modo aprenderá que sus errores siempre serán solucionados por otros.

- Hacer la cama. El niño debe entender que si quiere que su cuarto se convierta en su espacio de privacidad, él debe ser el responsable de este lugar. Hacer la cama es algo que tiene que realizar todos los días y que nadie puede hacer por él dado que si el cuarto es suyo, él es quien tiene que asegurar su buen funcionamiento.

- Preparar la mochila. Es el niño quien va a la escuela y no el padre. Acudir al colegio y cumplir con las obligaciones de este centro es tarea del niño, motivo por el cual él debe recordar todo lo que necesita en sus actividades educativas y velar porque todo salga bien.

- Gestión del tiempo. Divertirse y estudiar, dos actividades necesarias y cuyo tiempo debe ser bien gestionado. El niño debe saber cuándo es el momento de cada una y en qué momento hay que dedicar más horas a aprender conocimientos y cuándo se debe parar para desconectar y evitar un colapso.

- Ahorro. Gestionar el dinero es algo muy importante y que requiere de mucha responsabilidad. Dar una pequeña asignación mensual a los más pequeños es algo que les enseñará el valor del dinero y que les aportará una valiosa lección.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Aprender a ser responsable

- La responsabilidad. Educar en valores

- Encargos por edades para responsabilizar a los niños

- Educar en el orden: los encargos

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.