Actividades para desarrollar la empatía de los niños

La empatía de los niños, así ayudamos a desarrollarla
ISTOCK

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Es fundamental educar a nuestros niños y niñas en la empatía para ir más allá de ellos mismos y ser capaces de ver al otro y de ponerse en los zapatos ajenos. Las actividades para desarrollar la empatía de los niños les va a aportar importantes ventajas tanto para sus relaciones sociales, como para su bienestar y equilibrio emocional.

La empatía es una habilidad fundamental para unas relaciones sociales sanas y satisfactorias, ya que implica ser capaz de comprender lo que el otro está pensando y lo que el otro está sintiendo. La empatía es una habilidad que escasea en nuestros días, en una sociedad donde todos se preocupan por el propio bien.

Beneficios de la empatía para niños y adultos

1.   Ponerse en el lugar del otro, de una forma completa y profunda nos llevará a interpretaciones más reales de las situaciones, a comprender a los demás y a comprendernos a nosotros mismos.

2.   La empatía impulsa el crecimiento personal y el desarrollo de cada uno de nosotros, ya que ver a través de los ojos de otro, permite vernos mejor a nosotros mismos.

La empatía es un valioso recurso para los niños

La empatía es la capacidad de leer a los demás. La empatía es una habilidad, que podría entenderse como una cualidad extraordinaria que consiste en ser capaz de ponerse en la piel del otro para comprender lo que el otro está sintiendo y lo que está pensando.

La empatía es una cualidad porque implica un desarrollo que no siempre es sencillo. Para su desarrollo es necesario ir más allá de uno mismo, traspasar el egocentrismo y comenzar a hacer interpretaciones basadas en la mirada ajena y no en la propia.

El desarrollo de la empatía es un valioso recurso que potenciara las habilidades sociales de los niños y niñas. Es un recurso que impulsará su desarrollo y les llevará a interpretaciones menos sesgadas y más realistas de la realidad. El ser humano tiende al egocentrismo y a interpretaciones basadas en uno mismo, la empatía es una de las bases para abrir la mente y hacer interpretaciones realistas de lo que acontece a nuestro alrededor.

La importancia de desarrollar la empatía en la educación infantil

El desarrollo de la empatía es una parte fundamental del desarrollo de la persona porque:

-   Favorece el desarrollo emocional, permite que los niños se centren en lo que hay a su alrededor en lugar de focalizar la atención en uno mismo.

-   Mejora las relaciones sociales y las interacciones son más ricas, con vínculos más fuertes.

-   Contribuye a la socialización.

-   Tiene un importante papel en el desarrollo de la inteligencia emocional, al ser uno de sus componentes básicos.

-   La empatía es clave para ser queridos por los demás y para una sana autoestima.

Actividades para desarrollar la empatía de nuestros niños y niñas

1.   ¿Qué les pasa a los demás? Actividad de iniciación para niños a partir de 3 años.

La dinámica consiste en emplear dibujos de caras con las emociones básicas (alegría, tristeza, miedo, enfado, sorpresa, amor  y asco). Se trata de pedir a los niños y niñas que identifiquen las diferentes emociones que representa cada una de las caras. Después entre todos responderemos a la pregunta ¿qué les pasa a los demás? Tratando de explicar cómo se sienten, que puede haber pasado para que se sientan así y qué tienen que estar pensando.

2.   Me pongo en tu lugar. Actividad para ponernos en la piel de los demás.

Para este juego se preparan tarjetas en las que anotamos diferentes personajes (papá, mamá, abuelo, profe, policía, médico, dentista, conductor, tendero, etc.) y también preparamos material para disfrazarnos. Repartimos una tarjeta a cada uno de los niños y niñas y les  explicamos que tenemos que transformarnos en aquello que nos ha tocado, tenemos que pensar bien como va vestido, como se mueve, como actúa normalmente.

3.   ¿Cómo te sentirías tú, sí..? Actividad para profundizar.

En esta dinámica emplearemos escenas de cuentos, películas, series, lecturas, etc. Explicamos la situación y el acontecimiento, les pedimos que cierren los ojos y piensen que son la persona a la que le ha ocurrido la situación y que traten de pensar y de sentir como esa persona. A continuación les pedimos que respondan a la pregunta ¿cómo te sentirías tú, si*?

4.   Exploradores de los demás. En esta dinámica seremos exploradores para averiguar que él lo que piensa y siente otra persona.

Escogemos al azar a uno de los participantes y le contamos una situación ficticia por la que está pasando. Este participante debe expresar como se siente y que es lo que piensa pero sin decírselo a los demás. Los demás mediante preguntas tendrán que averiguar cómo se siente y que piensa.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende.
Autora de la colección Estimular los procesos de lectura y escritura

Te puede interesar:

- La empatía, ¿un don o una habilidad?

- Empatía, la clave para triunfar

- Claves para educar en habilidades sociales

- Actividades para desarrollar habilidades sociales con tu bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.