Actualizado 10/08/2020 12:16:46 +00:00 CET

Nueva normalidad: los alimentos que no debes perderte

Comer en familia para prevenir la obesidad infantil
Comer en familia para prevenir la obesidad infantil - ISTOCK - Archivo

Se termina el confinamiento. La situación avanza hacia la normalización y, entre otros muchos aspectos, la alimentación pasará por un proceso de reestructuración. Durante la cuarentena muchos hogares han cambiado su dieta y, entre estas variaciones, la presencia de determinados caprichos ha alterado el menú habitual de las familias. Por ello, también toca regresar al menú recomendado para una buena salud.

Tal y como indican desde el Instituto Politécnico Nacional de México, los productos ultraprocesados han sido uno de los grandes protagonistas durante la cuarentena. Pero, al mismo tiempo, no hay que olvidar que son uno de los grandes responsables en los altos índices de sobrepeso y obesidad. Por ello, la vuelta a la normalidad debe ir acompañado de la modificación de los hábitos alimenticios.

Sobrepeso, factor de riesgo

En la actualidad poco se sabe acerca del Covid-19, sin embargo los datos obtenidos hasta la fecha señalan una relación entre el virus y el sobrepeso. León Flores, miembro del IPN, señala la letalidad por coronavirus y las personas con problemas derivados de la obesidad. Si se tiene en cuenta que a la sociedad le tocará convivir con esta situación, en mayor o menor medida, durante algún tiempo, es mejor el regreso escalonado a la vida activa y a las dietas ricas en alimentos saludables.

Por otro lado, una dieta saludable fortalece el sistema inmune. Por ello se anima a optar por grupos de alimentos ricos en nutrientes esencial como cereales, legumbres y frutas. Estos productos aseguran una gran cantidad de vitaminas, minerales y proteínas de origen vegetal, imprescindibles para una buena nutrición. También hay que tener en cuenta su aportación en figura, que contribuye a la formación de una microbiota saludable, imprescindible en lo que a inmunología se refiere.

"La vitamina C, carotenoides y licopenos son antioxidantes fundamentales para disminuir la frecuencia, duración y severidad de infecciones de vías respiratorias. También es importante tomar en cuenta que para activar la vitamina D en nuestro organismo son necesarios los rayos solares, por lo que es recomendable exponerse a la luz del sol de 15 a 20 minutos diariamente antes del mediodía. Esta vitamina tiene un efecto regulador sobre varios componentes del sistema inmunológico, además que su deficiencia ha sido relacionada a un mayor riesgo de severidad por COVID-19", alertó Flores.

Recomendaciones para este menú

La alimentación debe jugar un papel muy importante en la prevención del coronavirus durante la desescalada. Por ello, hay que tener en cuenta varios consejos nutricionales como los que se brindan desde la Asociación Española de Pediatría, AEP:

- Que todas las comidas sean a la misma hora. De esta forma se evitará el estrés y no se interrumpirá la metabolización de la glucosa, la grasa* El confinamiento ha podido hacer añicos los horarios, por ello se recomienda el retorno a estas rutinas incluso antes de avanzar en la desescalada.

- No comer demasiada carne. Lo recomendable sería unas tres o cuatro raciones de este alimento a la semana y evitar lo máximo posible la carne roja (ternera, cerdo, cordero*) y, en el caso de las aves, evitar la piel.

- En relación al pescado. Se recomiendan también otras tres o cuatro raciones a la semana. Son alimentos que aportarán proteínas y pocas calorías, además de grasas saludables.

- Recapacitar sobre el azúcar que se ingiere. Refrescos, zumos (incluso los naturales), la bollería, el pan, las salsas, mermeladas, pizzas preparadas* Gran parte de los alimentos procesados que se encuentran en el supermercado contienen grandes cantidades de azúcar añadido (incluso sin saber dulce), y el confinamiento ha podido suponer un abuso de estos productos.

- Es importante el desayuno, la comida más importante del día nunca debe ser obviada.

- No comer frente a una pantalla. Al hacerlo no se pone atención plena en los alimentos, por tanto, no se saborean ni se disfrutan del todo, lo que hace que no se sacie igual y quizá se tenga hambre antes.

Damián Montero

Te puede interesar:

10 claves para que los niños hagan ejercicio físico

- Claves para evitar la obesidad infantil

- Obesidad infantil: la mayoría de los médicos responsabiliza a los padres

- 10 consejos para prevenir la obesidad en adolescentes