Peligros en verano, cómo pasar unas vacaciones tranquilas

Para disfrutar en verano, nada mejor que la seguridad
ISTOCK

Se acabó el colegio, llegaron las notas y con ellas las vacaciones de los más pequeños. El verano supone un periodo en el que los hijos aprovechan para divertirse, sin olvidar de los repasos de materia, donde son muchas las actividades que pueden realizar. Desde acudir a la piscina junto a sus amigos, hasta unas vacaciones a otra ciudad junto a sus padres. Una lista que no queda exenta de peligros.

Existen una serie de riesgos que pueden convertir un día de alegría y de diversión en una jornada de preocupación y visitas a urgencias pediátricas. Para evitar estos giros, desde el Consejo Nacional de Seguridad, se dan varios consejos con los que prevenir estas situaciones veraniegas.

Papel del padre

Los padres y otros adultos deben colaborar en esta tarea de prevención de peligros. El papel de los progenitores es muy importante para garantizar la integridad de los más pequeños de la casa ya que en algunas ocasiones estos peligros proceden de alguna actuación por su parte, como por ejemplo las siguientes:

- El móvil en el coche. Los padres durante los viajes a las ciudades donde se acude de vacaciones, el móvil debe ser un instrumento ajeno al conductor. Ha de ser el copiloto quien lo manipule en caso de llamada de urgencia o contestar algún mensaje importante. La atención siempre en la carreta, no en las pantallas.

- La velocidad siempre en los límites. Mejor llegar unos minutos o una hora tarde que verse parado en un hospital por culpa de un accidente. Atender las señales de tráfico y respetar los límites de velocidad garantizarán un viaje totalmente tranquilo.

- La atención a los niños. La familia llega a la piscina o a la playa, el niño ve el agua y sus ganas de aventuras lo llevan hacia ella. Los padres no deben perder la atención sobre sus hijos y asegurar su integridad: evitar que corran junto al borde y que no realicen piruetas que puedan dañarlos son algunos consejos.

- Productos certificados. Flotadores, manguitos o gafas de sol. Estos son algunos de los productos más utilizados entre los más pequeños y todos ellos tienen que tener los certificados oficiales para evitar roturas o posibles daños como quemaduras por rozaduras.

Cuidado con la casa

El verano supone más tiempo en casa. Un periodo que puede dar lugar a algunas situaciones peligrosas también. Se recomienda a los padres:

- Nunca dejar solos en casa a los más pequeños, buscar a los más pequeños un canguro o algún familiar para que los atienda mientras los padres están fuera trabajando.

- Medicamentos y otros productos nocivos siempre ocultos. Cualquier artículo que el niño pueda ingerir y dañar al niño debe quedar fuera de su alcance.

- Controla el estado de los alimentos. Las altas temperaturas pueden provocar que los alimentos pierdan facultades antes haciéndolos susceptibles de causar indigestión. Vigila siempre señales como olor o aspecto antes de preparar una comida o servir algún producto.

- Las altas temperaturas incrementan el peligro de incendio en el hogar. En este sentido al menor atisbo de fuego, los padres deben velar porque los más pequeños abandonen el recinto y se alejen del foco de este incendio.

Damián Montero

Te puede interesar:

Ahogamientos en niños: cómo prevenirlos y primeros auxilios

Juegos para pasarlo en grande con los niños en la piscina

- 10 consejos de seguridad en piscinas

- Ahogamientos en playas y piscinas: cómo prevenirlos y primeros auxilios

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.