Actualizado 17/12/2021 14:23 CET

La melancolía en Navidad: recupera la ilusión de la infancia

Ideas para recuperar la ilusión de la infancia en Navidad
Ideas para recuperar la ilusión de la infancia en Navidad - ISTOCK

¿Por qué las navidades nos traen sentimientos de melancolía? ¿Cómo reconocer el Christmas blues? ¿Cuáles son sus síntomas y características? ¿Hay personas más sensibles ante estas fechas?

¿Por qué la Navidad nos trae sentimientos de melancolía?

"Hay varios factores que hacen que el periodo navideño traiga sentimientos de ansiedad y melancolía. En este periodo en el que se reúne toda la familia, la ausencia de un ser querido se hace muy presente. La desaparición de esta persona puede ser por fallecimiento, por divorcio o separación. En los casos de duelo, las navidades son fechas muy complicadas. También puede ocurrir que se eche de menos a un ser muy querido que no ha podido acudir al encuentro por lejanía", explica la psicóloga Blanca Alcanda de Mundopsicologos.com.

Parece que en este periodo se ponen de manifiesto los desencuentros entre determinados componentes de la familia. A veces existe un distanciamiento o conflicto de uno o varios miembros de la familia que somete a presión a los implicados y al resto. Esto puede generar ansiedad y tristeza.

En ocasiones, se siente añoranza sobre la felicidad e inocencia de la infancia, en comparación con los deberes y obligaciones de la edad adulta, o la percepción de que los niños ya han crecido y que aquella época ya no volverá.

La presión económica es otro factor importante, los enormes gastos que se incurren en las compras de comida, bebida y regalos puede generar estrés y hacer tomar aún más consciencia de los problemas económicos. En muchos casos, sienten la presión de no tener suficiente dinero para estar a la "altura" de la ocasión.

El análisis de lo acontecido durante el año que termina puede hacer recordar todo aquello que no salió bien y tener una mala valoración del año o desesperanza hacia el futuro, no olvidemos que es época de hacer balance, y no siempre es bueno.

Por último, aquellas personas que no les gustan las navidades, se ven en la obligación de seguir una serie de ritos y costumbres sociales, presionados por lo socialmente correcto, en contra de sus preferencias. En ocasiones, se dan varios factores a la vez, lo que complica la sensación de melancolía y ansiedad", declara la psicóloga Blanca Alcanda.

¿Cómo reconocer el Christmas blues?

Los síntomas característicos de este fenómeno son sentimientos de decepción, ansiedad y tristeza, acompañado de un decaimiento o aplanamiento emocional. La diferencia con un estado de depresión, es que este abatimiento emocional se va diluyendo conforme las fiestas terminan.

Podríamos identificar tres niveles de síntomas:

- A nivel cognitivo, se experimenta una pérdida de interés, focalizándose en aspectos negativos y olvidando lo bueno que puede traer. Una idea típica de las personas que sufren del llamado "Christmas blues" es que las navidades son solo una cuestión de marketing y que no aporta ningún valor. Obviamente existe mucho interés comercial en las navidades, pero también son una oportunidad para reservar un espacio de tiempo en el que se reúna toda la familia y tener encuentros con amigos. Además de un momento de ocio y diversión. A veces, el día a día, hace que no se encuentre el hueco para estos momentos de reunión.

- A nivel emocional, se entra en un estado de melancolía, tristeza, sentimientos de soledad o incluso irritación o enfados.

- A nivel conductual, se evita acudir a celebraciones, se experimenta cansancio excesivo a la hora de realizar las compras o acudir a los encuentros, lo que puede desembocar en aislamiento y estrés.

¿Hay personas más sensibles ante estas fechas?

"Hay tres grupos con mayor susceptibilidad: Aquellas personas que están pasando por un duelo o por una separación dolorosa, aquellas con problemas económicos o en conflicto familiar. También hay otro grupo que son aquellas personas con ansiedad a la hora de socializar en grupo", concluye la psicóloga Blanca Alcanda.

Cómo recuperar la ilusión de cuándo éramos pequeños en Navidad

Algunas estrategias pueden ser:

- Retoma la decoración de la casa. Inspírate y echa imaginación, esto puede conectarte con la infancia.

- Identifica las fuentes de estrés e intenta gestionarlo buscando soluciones alternativas. Por ejemplo, si el agobio viene por las compras navideñas, intenta hacer un amigo invisible en el que tan solo se compre un regalo, o bien buscar algo imaginativo que no suponga mucho coste, casi siempre los mejores regalos son los personales.

- Realiza una adecuada planificación de las compras, haciendo una lista de lo que hay que comprar y dónde. Ir a dar vueltas por un Centro Comercial a ver si se encuentra algo, suele ser muy estresante.

- Recupera una tradición que antes te hacía ilusión, por ejemplo, ir a tomar chocolate con churros, visitar aquellos sitios que te gustaban o cocinar tu dulce favorito de cuándo eras pequeño.

- Delegar trabajo, si te sientes abrumado por el trabajo que hay que hacer, comparte tareas con los demás, no te lo cargues todo.

- Identifica algo bueno que te da la Navidad, en vez de centrarte en los inconvenientes. Tips para aprender a manejar un humor inestable durante las navidades

- Focalizarse en lo positivo, por ejemplo, valorar el ver a seres queridos que durante el resto del año es difícil coincidir

- Mantenerse activo y no aislado

- Ser flexibles con nosotros mismos y con los demás- Buena comunicación con la familia y si no se quiere acudir al encuentro familiar, encontrar espacios para poder juntarse sin tener que seguir el ritual al pie de la letra.

- Mantener un ritmo de sueño bueno y no excesos con la comida y bebida. Sentirnos bien físicamente nos ayuda también a estar mejor mentalmente.

Marina Berrio
Asesoramiento: Blanca Alcanda, psicóloga de Mundopsicologos.com

Te puede interesar:

Cómo hacer que los pensamientos negativos desaparezcan

Cómo elevar el estado de ánimo

Las emociones negativas en los niños

Cómo detectar la depresión adolescente

Para leer más