Miedo a confiar en la gente: la pisantrofobia

Pisantrofobia o miedo a confiar en la gente
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Cuando confiamos en alguien y esa persona nos falla, es lógico que nos cueste volver a confiar en otras personas y que seamos más cautelosos a la hora de dar nuestra confianza a los demás. Sin embargo, en algunos casos esta lógica cautela puede convertirse en un miedo irracional a confiar en los demás. La pisantrofobia es precisamente ese miedo a confiar en la gente debido a las malas experiencias del pasado.

¿Qué es la pisantrofobia?

La pisantrofobia o pistanthrophobia es un miedo irracional, que surge cuando una persona tiene varias experiencias negativas previas, que han dejado una huella en el plano emocional.

El miedo a confiar en la gente aparece cuando una persona ha tenido varios fracasos sentimentales, en los que vive una dolorosa pérdida de confianza.

Los vínculos establecidos entre las personas, en cualquier tipo de relación, ya sea de amistad, pareja o compañerismo, se basan en la confianza. La confianza es la base de toda relación, sobre todo la confianza en el vínculo que la otra persona tiene con nosotros.

Cuando establecemos una relación la basamos en el vínculo de confianza, y cuando ese vínculo falla, cuando la confianza se rompe se produce un importante golpe que deja una huella en el plano emocional.

El mecanismo pensamiento-emoción que nos conduce a la pisantrofobia

Tras varios fracasos sentimentales en los que se produce una pérdida de la confianza, es normal que aparezcan interpretaciones o pensamientos relacionados con la confianza en los demás, del tipo "no se puede confiar en nadie", etc. Es posible que te cuestiones por qué te pasa a ti: "¿qué hago yo para que me fallen? ¿por qué siempre a mí?", etc. E incluso, pensamientos relacionados con tus ilusiones, esperanzas, con tu futuro: "siempre estaré solo", "no puedo dejar que me vuelvan a hacer daño", etc.

Los pensamientos suelen asociarse y dar lugar a ciertas sensaciones y emociones dolorosas:

- La pérdida de confianza en uno mismo y en los demás.
- Desilusión y frustración.
- Baja autoestima.
- Tristeza, enfado.
- Culpa y vergüenza.

Y estas sensaciones son generalizadas y aparece el temor ante futuros vínculos. El temor a que vuelva a suceder lo mismo. El miedo es una emoción natural que cumple una función, la función de protegernos de un peligro, sin embargo, cuando el miedo se convierte en fobia nos limita y no nos deja avanzar. A menudo, es el mismo temor el que condiciona nuestra manera de actuar en otras relaciones y provoca la ausencia de confianza.

¿Cuáles son los síntomas de la pisantrofobia?

1.  La persona experimenta un miedo irracional a confiar en los demás. Cuando alguien se le acerca piensan que en algún momento (tarde o temprano) van a ser traicionados. Esta interpretación no solo se produce en el plano sentimental, sino también con amistades, familia, compañeros de trabajo, etc.

2.  Evita tener relaciones íntimas, se vuelven herméticos y desconfiados.

3.  Evita el contacto interpersonal con otras personas, sobre todo con personas desconocidas.

4.  Pierde el interés por las amistades, o por buscar pareja.

5.  Son introvertidos y reservados. Pueden ponerse nerviosos ante preguntas intimas, que requieran contar cosas suyas.

Aprender a volver a confiar

Es normal que cuando alguien nos falla, sintamos dolor, nos sintamos traicionados y tengamos ciertos recelos a volver a confiar en alguien. Sin embargo, la confianza es esencial para establecer relaciones con otras personas y las relaciones y la confianza nos aportan bienestar. Es importante que, dediquemos tiempo a volver a confiar.

-  Acepta tu dolor y no busques culpas. Acepta tu dolor como parte normal del proceso de traición, no te sientas culpable por sentir dolor.
-  Entiende la traición como algo que puede ocurrir en las relaciones y no lo tomes como algo personal. Evita interpretaciones que te lleven al rencor, la culpa o la vergüenza. En lugar de cuestionarte porque a ti, piensa que son cosas que a veces ocurren.
-  Deja que pase el proceso de reajuste psicológico y emocional que acompaña al dolor.
-  Vuelve a confiar poco a poco. No hace falta que des toda tu confianza a una persona nada más conocerla. En lugar de eso puedes ir confiando poco a poco.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga clínica sanitaria. Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende. Autora de la colección Estimular los Procesos de lectura y escritura.

Te puede interesar:

- Cómo asentar la confianza entre padres e hijos

- La amistad duradera: 5 consejos para conservar a los amigos

- 7 ideas para ganarse la confianza de los hijos

- Relaciones en Internet: la infidelidad on line

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.