Vivir junto a una zona verde favorece la capacidad intelectual

Vivir junto a una zona verde tiene importantes beneficios
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Elegir dónde va a instalarse un hogar es una decisión muy difícil. No son pocos los factores que se deben tener en cuenta cuando alguien se plantea este asunto: los colegios cercanos, zonas comerciales, niveles de ruido o la proximidad de zonas verdes. En relación a este último punto, vivir junto a un parque no solo reporta beneficios estéticos, también influye bastante en la salud de las personas.

Siempre es mejor respirar en una zona poblada de árboles que en otra donde el cemento y el asfalto sean la nota predominante. Ahora, un nuevo estudio desvela una nueva ventaja de vivir junto a una zona verde: mejora la capacidad cognitiva de las personas. Esta revelación es la que ha hecho el Instituto de Salud Global, ISGlobal, tras analizar los datos de tres ciudades europeas: Barcelona, Doetinchem y Stoke- on Trent.

Menos fatiga cognitiva

Este estudio analizó los efectos a largo plazo de un tipo de residencia u otra, de cómo influía el hecho de vivir en una zona residencial céntrica o en las afueras. Tras analizar el estado anímico y la salud mental de los vecinos de varias zonas en las tres ciudades mencionadas, los investigadores concluyeron que vivir en zonas más alejadas de las zonas verdes aumentaba las posibilidades de estrés.

El aumento del estrés, causa una fatiga anímica que a la larga hace que el individuo sea más propenso a padecer algún tipo de enfermedad mental y vea mermadas sus capacidades en este sentido. Para comprobar cómo afectaba la lejanía de una zona verde para estas habilidades mentales, los investigadores hicieron que estos individuos realizaran un test llamado Color Trail.

A medida que aumentaba en 100 metros la lejanía de una zona verde, los participantes tenían un 1,5% más de posibilidades de fallar en esta prueba por culpa de la merma en sus capacidades cognitivas. Una investigación que revela la importancia que tiene el entorno en el desarrollo de los más pequeños.

Otros beneficios de las zonas verdes

Vivir junto a una zona verde no solo mejora la capacidad cognitiva, también tiene otros importantes beneficios. Valorar vivir junto a una de estas áreas es una buena decisión para las personas por motivos como los siguientes:

- Aumenta las posibilidades de realizar ejercicio. Vivir próximo a una zona verde activa el metabolismo y predispone a hacer ejercicio. Además, siempre se estará más motivado para salir a hacer deporte.

- Hace que las personas estén más felices. Tener frente a la ventana una arbolada y no otro edificio hace que las personas estén más predispuestas a sonreir.

- Mejora la calidad del sueño. La ausencia de ruidos en las zonas verdes hace que las personas puedan conciliar mejor el sueño.

- La calidad del aire mejora. Respirar el aire que procede de una zona verde siempre es mejor que la del centro de las ciudades, en donde la circulación de vehículos aumenta la polución del aire.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente

- Prioridades para elegir colegio para los niños

- El paso de Infantil a Primaria

- La contaminación favorece el desarrollo de alergías

Para leer más

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.