Autonomía infantil: claves para gestionar de manera independiente

Autonomía infantil
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

Numerosos estudios e investigaciones en diferentes disciplinas hablan de la importancia de la autonomía en los niños y en los adolescentes. Desde la perspectiva de la Psicología Educativa, el desarrollo de la autonomía es una de las prioridades a potenciar en los diferentes ámbitos, desde aprender a vestirse por sí mismo o hacer su cama, hasta gestionar sus emociones de manera independiente.

Como apunta el artículo 16 de la Convención sobre los Derechos del Niño: "el niño tiene derecho a desarrollar progresivamente el ejercicio de sus derechos; es decir, que el niño como sujeto pleno de derechos, adquiere la autonomía, y el Estado y la Familia, apoyan y protegen el desarrollo del niño, de forma que progresivamente ejerza sus derechos, de acuerdo a la evolución de sus facultades".

El estilo permisivo dificulta el desarrollo de la autonomía

No obstante, es una realidad de que el estilo educativo que se ha impuesto en las diferentes familias existentes es el permisivo, en el cual el menor se le ofrece numerosas oportunidades, confianza y premios pero los límites y el control brillan por su ausencia. Esta situación, genera múltiples consecuencias en el desarrollo evolutivo del menor, entre ellas, un mínimo nivel de autonomía en hábitos como pueda ser la higiene personal, comer o el autocuidado. A veces, los niveles de autonomía son tan escasos, que es la propia escuela la que se responsabiliza de la enseñanza y adquisición de estos hábitos.

Por norma general, la falta de implicación por parte de los padres a este tema, perjudica el desarrollo de los hábitos de autonomía básicos. Prefieren hacerlo ellos porque lo hacen de una manera más rápida y mejor, o les domina la creencia de que "ya lo aprenderá cuando sea más mayor" sin tener en cuenta las dificultades que se pueden presentar en etapas evolutivas futuras. Es necesario destacar que un niño o una niña poco autónomo/a tiende a comportarse de manera dependiente: demanda ayuda constante para resolver situaciones que él o ella mismo/a podría resolver, tiene poca iniciativa o no afronta las responsabilidades que pueden surgir en la etapa que esté viviendo. Este tipo de comportamientos le puede afectar en el aprendizaje o en la socialización con otros menores.

Cómo trabajar la autonomía de los niños para que ganen en independencia

De esta manera podemos plantear algunas preguntas relacionadas con la autonomía en los menores y su impacto en el desarrollo físico y emocional: ¿Cuáles son los aspectos que debemos tener en cuenta en la autonomía de los niños y adolescentesr? ¿Cómo debemos de actuar los padres y/ o profesores? ¿Qué tipo de pautas hay que enseñar a nuestros menores?

Existen varios aspectos que debemos tener en cuenta y que son los que tenemos que trabajar para potenciar la independencia del menor. Entre ellos, lo más importantes:

-  La alimentación: desarrollar hábitos de poder comer solos, llevar su plato cuando finalicen, poner o quitar la mesa, hacerse la merienda etc.
-  La higiene personal: aquellas conductas relacionadas con el autocuidado. Por ejemplo cepillarse los dientes, el baño, lavarse las manos...
-  La vestimenta: desarrollo de hábitos que tienen que ver con la ropa: organización de su ropa, doblarla y guardarla o vestirse por sí mismo/a.
-  La convivencia en sociedad: conductas ligadas a las relaciones sociales y sus normas: saludar, palabras de agradecimiento, pedir por favor, respetar turnos de palabra, saber escuchar etc.
-  El uso de las nuevas tecnologías: potenciar el uso responsable y control de las nuevas tecnologías: respeto de horarios, respeto de su intimidad y vida privada etc.

Hábitos para desarrollar la autonomía de los niños

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Hay que tener en cuenta que para desarrollar la autonomía personal en las categorías anteriores, debemos trabajar con los hábitos. Por tanto, debemos entender que son comportamientos repetitivos y automatizados (no interviene ningún tipo de implicación cognitiva después de haber desarrollado el hábito) y hay que instaurarlo de una manera progresiva y constante. Por tanto, la paciencia y la constancia son fundamentales.

La mayoría de los niños responden adecuadamente con rutinas. Por ello, la clave
será conseguir que los hábitos se conviertan en procesos rutinarios.

De forma general, con una práctica óptima, los hábitos se aprenden cerca de los 20 o 30 días. Además, para conseguir el desarrollo de una rutina hay que llevar a cabo una serie de pautas en el que se trabajen los siguientes aspectos:

1.  Definir el comportamiento que debe realizar y preparar el contexto: en este primer punto es muy importante que el adulto realice esa conducta lentamente para que el menor pueda imitar el comportamiento deseado de una manera adecuada. En primer lugar, el adulto lo podrá reproducir mientras que el menor observa atentamente. En segundo lugar, el menor imitará el comportamiento mientras que el adulto lo vuelve a reproducir. Por esta razón, es clave desglosar el comportamiento en pasos concretos y muy bien definidos (Técnica del Modelado).

2.  La importancia de la práctica para el desarrollo del hábito es fundamental. Al principio, suele ser necesario repetir muchas veces la misma práctica y poder convertir el comportamiento deseado en hábito. Mientras que practica, se puede ir recordando paso a paso las instrucciones con ayuda, además de ir reforzando los progresos que realice por sí mismo/a. Para esa fase, la disposición de tiempo es esencial.

3.  La supervisión una vez que ha conseguido realizar el comportamiento por sí solo. Para ello, es necesario revisar como realiza el comportamiento y la evaluación de los resultados. En el caso de que los resultados no sean los esperados, se debe animar a que siempre se puede mejorar.

4.  El hábito es el deseado. Ya no exite ningún tipo de ayuda o supervisión, el niño o adolescente ejecutará el comportamiento de una manera repetitiva y constante, convirtiéndose en el hábito deseado.

En definitiva, la autonomía en un menor es fundamental para su evolución física y emocional, extrapolándose en los ámbitos de su vida en la etapa adulta.

Ángel Bernal Caravaca. Psicólogo y Mediador. Cofundador de Lomber Soluciones Cyberbullying.

Te puede interesar:

- 8 claves para que los niños sean autónomos

- Los niños prefieren madres que respeten su autonomìa

- Mi hijo juega solo: ¿autonomía o aislamiento?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies